Las personas con movilidad reducida podrán acceder a la playa Grande de Miño gracias a la pasarela de madera que el Concello instaló para conectar el paseo directamente con el agua. La infraestructura contará en su remate con una zona de sombra para la transferencia de silla de ruedas a la anfibia, para que quien así lo desee pueda disfrutar del baño. Esta pasarela estará a disposición de todas las personas usuarias de silla de ruedas y con movilidad reducida durante todo el verano, y contarán también con la atención de personal de socorrismo cualificado si fuese necesario.