La Xunta avanzó ayer que en septiembre estarán finalizadas las obras de mejora de la seguridad viaria en la carretera AC-552 a su paso por la zona de A Báscula, en Arteixo, con una inversión de 2 millones de euros en esta actuación. Los trabajos arrancaron el pasado mes de abril y ya están ejecutados en un 50% aproximadamente. El plazo para terminarlos es de doce meses desde su inicio. Este proyecto supone la construcción de dos rotondas y una nueva vía de servicio en la margen derecha, en sentido Arteixo.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, explicó que el buen ritmo de la obra, que realiza Arias Infraestructuras, va a permitir adelantar su finalización respecto a la programación prevista. Además, destacó que esta actuación va a suponer un avance de “seguridad viaria” en una zona “complicada” en la que hay una gasolinera, establecimientos hoteleros y hosteleros, varias empresas, algunos edificios de viviendas, las instalaciones de Prebetong y la entrada a dos canteras. El alcalde, Carlos Calvelo, agradeció a la conselleira la realización de esta actuación y explicó que este es un “punto críticos” con mucho tráfico. De hecho, está considerado por la Xunta como un tramo de concentración de accidentes.

La obra supone la construcción de dos rotondas, una junto a la entrada de las dos canteras y otra en el cruce con la carretera del embalse. La primera está en funcionamiento desde hace semanas y la segunda está previsto que esté operativa a finales de este mes. Además, se elimina un carril de los dos que hay en dirección Arteixo (en el tramo entre Prebetong al vial que pase por delante de la presa) para convertirlo en una vía de servicio por la que se podrá acceder a las naves que hay en el margen derecho. En el otro lado de la carretera se mantendrá la vía de servicio ya existente. De esta forma, habrá dos carriles centrales (uno por sentido) para el tráfico que quiera circular en dirección Arteixo o A Coruña y habrá dos vías de servicio, una a cada lado del vial principal.