El Concello de Bergondo ha emitido un informe urbanístico desfavorable a la implantación de la planta de residuos que promueve Celso Núñez SL en Obra de Paño, en Lubre. El Ayuntamiento ha solicitado este informe en respuesta a un escrito de la Xunta en el que le conminaba a aclarar si la actividad pretendida en la parcela estaba permitida por el planeamiento municipal en vigor, las normas subsidiarias de 1993.

En contestación a este requerimiento autonómico, el arquitecto técnico municipal ha emitido un informe en el que concluye que la planta de residuos no peligrosos proyectada es una actividad “no autorizable desde el punto de vista urbanístico”. El funcionario apunta que la parcela en el que está prevista es suelo rústico con distintas afecciones sectoriales, en concreto de carreteras y de espacios naturales por la presencia de un corredor ecológico incluido en el Plan do Litoral.

Argumenta el arquitecto que, a pesar de que la implantación de una planta de residuos es admisible en suelo rústico, existen distintos motivos por los que considera que se trata de una actividad incompatible con la normativa urbanística. Razona en su informe que este proyecto empresarial “no se enmarca dentro de las actividades vinculadas a la explotación y gestión sostenible de los recursos naturales”, ni puede considerarse complementaria del sector agropecuario o forestal ni “contribuye a la ordenación y desarrollo rural”. Apunta que la planta tampoco “guarda una relación directa con el medio” ni se justifica en el proyecto su emplazamiento en la parcela ni “acredita el interés público o social de la actividad”. “En ningún caso se justifica que la actividad deba emplazarse obligatoriamente en el medio rural, toda vez que este tipo de actividades se desarrollan normalmente en suelos urbanos industriales”, argumenta el arquitecto, que considera que el plan no acredita “la excepcionalidad que justificaría su implantación, basada en el interés público de la actividad”, como establece la ley de suelo.

El informe urbanístico del Concello de Bergondo se suma a las alegaciones presentadas por el Consistorio a la planta de residuos. El proyecto puso en pie a la parroquia de Lubre, que presentó numerosas alegaciones por su impacto en este entorno rural y residencial. El Ayuntamiento sadense alegó también contra el proyecto por su posible afección al río Maior, entre otros extremos. La Asociación de Recicladores de Construcción y Demolición también se opuso al plan y cuestionó su necesidad.