El proyecto de dragado de la ría prevé confinar los lodos contaminantes que se retiren en un recinto cerrado en O Burgo (además de otro en Oleiros) que después será ajardinado. Valerio González Somoza, un arquitecto especialista en Teoría y Diseño y Máster en Urbanismo por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña, que además es vecino de esta zona de Culleredo, ha lanzado en la plataforma Change.org una petición y recogida de firmas para que el Ayuntamiento y el Gobierno central estudien la posibilidad de aprovechar esta obra y convertirla en una playa fluvial.

“Ahí se va a hacer un relleno convencional y ya hay bastante zona verde en todo el paseo, así que se podría aprovechar para contar con una dotación diferente, tendría más uso, se reduciría movilidad porque muchos ya no irían a otras playas”, explicó Valerio González, socio fundador de la Asociación Cultural para la Investigación del Territorio y su Divulgación.

Este futuro recinto de 50.000 metros cuadrados en la desembocadura del Rego da Trabe es una “oportunidad” para este profesional, para que vecinos de Acea de Ama, O Burgo, Vilaboa, Santa Gema, O Temple y hasta a Barcala, puedan tener muy cerca una playa, con un puesto de refrescos, zona de baño adaptada y hasta un embarcadero para actividades náuticas. “Es solo una propuesta, para que se estudie la viabilidad de su ejecución”, señala González. Muy cerca de este lugar el Concello también va a impulsar La Cros.