El Ayuntamiento de Betanzos denuncia los “recortes” de la Xunta en el colegio Francisco Vales Villamarín para el próximo curso escolar al quedar sin cubrir tres plazas: una de Inglés, otra de Educación Física y una de Pedagogía Terapéutica. Ya anunció que llevará esta situación al próximo pleno además de dirigirse a la Consellería de Cultura.

La Consellería de Educación explicó ayer que el centro educativo contará “con los docentes necesarios para atender el alumnado” y negó que se produzcan recortes, es más, asegura que para el próximo curso “habrá más profesores que antes de la pandemia”, antes del curso 2019-2020.

Educación indica que las modificaciones se realizan en función de los cambios en la matrícula, ante el descenso demográfico experimentado en los centros educativos (4.000 alumnos menos en total) o por los requisitos sanitarios, pero los colegios “seguirán contando con todo el personal necesario para cubrir todas sus necesidades y mantener los estándares de calidad” y “a pesar de seguir sin saber qué recursos va a transferir el Gobierno a las comunidades autónomas”.

Recuerda además que la Xunta trabaja en el refuerzo y estabilización de la plantilla de profesorado, con oposiciones en marcha con casi 4.000 plazas y una nueva oferta de empleo aprobada para el próximo año con 1.600 plazas más.

El Gobierno local de Betanzos asegura que el centro educativo contaba con cuatro vacantes para cubrir, se reclamó a la consellería y aceptó cubrir una, de profesor de Educación Física, pero quedan aún otras tres sin cubrir (otra de Educación Física, la de Inglés y la de Pedagogía Terapéutica).

El pasado martes se emitió la resolución definitiva que confirmó que no se cubrirán estas tres plazas aunque “a la espera de la decisión que se pueda tomar en septiembre”.

Sin tutor

El Ejecutivo local brigantino subraya que la falta de profesorado “en la práctica significa que en Infantil no podrán tener clase de Inglés, que una unidad de Primaria no tendrá tutor y un nivel de Primaria tampoco contará con clases de Educación Física”.

El Concello añade que también es “muy grave” que parte del alumnado del colegio que tiene necesidades especiales “no podrá ser atendido por la falta de una plaza de pedagogía terapéutica cuando Educación sabía que este curso era imprescindible reforzar el departamento y cubrir esta plaza”.

El colegio Francisco Vales Villamarín también denunció esta semana que debido a los recortes en el transporte escolar anunciados por la Xunta podrán resultar afectados hasta ochenta alumnos.

El Mondego en Sada estudia movilizaciones

La denuncia de recorte de profesorado también se ha producido en el municipio de Sada, en el colegio con mayor alumnado, el de Mondego. La Asociación de Nais e Pais de Alumnos (Anpa) celebrará una reunión a la que ha invitado a los progenitores de todos los escolares para este viernes donde estudiarán medidas reivindicativas. Aseguran que se les van a suprimir líneas y a juntar alumnos al eliminar aulas. La Anpa explica que en el ciclo de Infantil existe línea tres en todos los cursos y en quinto de Infantil la Consellería de Educación quiere eliminar una de ellas, un aula. Añade que también tiene previsto quitar otra aula de cuarto de Infantil, de niños de tres años. “Hay niños con necesidades especiales, y al coincidir dos en una clase solo habrá un profesor de apoyo. Aún estamos en pandemia, los niños y adolescentes son los que más se están contagiando, se deberían mantener las aulas y no cerrar para juntarlos. Además hay varios alumnos en proceso de diagnóstico de determinados trastornos, aún no sabemos el impacto que ha tenido sobre ellos el confinamiento y toda esta situación sanitaria”, explicó ayer la presidenta del Anpa Quintán de Mondego, Belén Bouza. Los progenitores temen que esta eliminación de líneas sea una tendencia para próximos cursos en el resto de niveles. Critican que Inspección rechazase recibirlos.