La rápida y eficiente actuación de los trabajadores y la policía portuaria logró ayer atajar con solvencia un fuego que amenazaba con causar mayores daños en el puerto exterior. Una excavadora adaptada para funcionar como grúa comenzó a arder alrededor de las 18.00 horas en el interior de una nave en la que se almacenaban toneladas de soja en el puerto de Langosteira, según informaron los bomberos de Arteixo, que a su llegada se limitaron a felicitar a los empleados y policías del puerto, aseguraron a este diario.

Los trabajadores y efectivos policiales del puerto sacaron la máquina, que ardía pero todavía andaba, de la nave y extinguieron las llamas en el exterior. De este modo, evitaron el riesgo de que se inflamara una atmósfera cargada de partículas de soja, en el interior, lo que podría haber supuesto que el incendio alcanzara dimensiones mucho mayores, explicaron los bomberos.