Integrantes de la entidad de custodio del territorio Fragas do Mandeo, ecologistas y voluntarios hicieron ayer guardia durante la mañana para evitar la entrada de los operarios en varias fincas privadas y de dominio público hidráulico para ejecutar labores de desbroce y tala dirigidas a construir una senda fluvial a orillas del río Mendo.

La Sociedade Galega de Historia Natural denuncia que es el Concello de Oza-Cesuras el que ejecuta desde hace semanas la construcción de esta senda entre Trasanquelos y Burricios que, denuncian, no dispone de autorización de los propietarios de los terrenos ni de los preceptivos informes favorables sectoriales de organismos como Augas de Galicia o la Dirección de Patrimonio Natural. El colectivo presentó una denuncia el pasado lunes 13 ante los organismos competentes y el Seprona.

Afirman que responsables de Augas de Galicia les comunicaron verbalmente que no tenían conocimiento de estas obras, que se desarrollan en un entorno de “alto valor ecológico”. Desde el colectivo, que custodia en esta zona la reserva natural Ollo da Roda, denuncian que las parcelas afectadas por esta actuación acogen un hábitat prioritario para la Unión Europea y numerosos ejemplares incluidos en el catálogo de especies amenazadas. Los ecologistas apuntan que han constatado la eliminación de vegetación en varios tramos del río y se ha eliminado el arbolado autóctono. Afirman que, entre otras parcelas, la actuación ha afectado a terrenos en el dominio público hidráulico y a una parcela propiedad de Fragas do Mandeo.

La Sociedade Galega de Historia Natural avanza su intención de presentar una denuncia ante Fiscalía.

Las personas que se concentraron ayer en el entorno de la reserva Ollo da Roda para impedir el paso de los operarios corearon lemas en contra del alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González, y el presidente de la Reserva de Biosfera, José Antonio Santiso, “por inhibirse” ante este atentado contra el patrimonio natural. Los ecologistas criticaron además la proliferación de este tipo de sendas en la comarca.

El BNG ha solicitado por Rexistro en el Concello de Oza-Cesuras acceso al proyecto, aunque todavía no ha recibido respuesta. Este diario intentó ayer sin éxito recabar la postura del alcalde. La Consellería de Medio Ambiente y Augas de Galicia analizan la denuncia y no aclararon ayer si las obras disponían de algún permiso.