El Concello de Arteixo y la Escuela de Diseño Industrial de Ferrol, dependiente de la Universidad de A Coruña (UDC), han iniciado un proyecto que tiene como objetivo analizar y mejorar el mobiliario urbano del municipio. Para este objetivo, un centenar de alumnos se repartirán por todo el territorio del ayuntamiento bajo la dirección de sus profesores para realizar un trabajo de campo previo, y, posteriormente, ya con los datos que han recogido, ver las necesidades de las diferentes a cubrir y presentar proyectos específicos para cada parte del concello. Esta iniciativa la coordina el profesor y director de la escuela, José Ramón Méndez, que detalla su funcionamiento.

¿En qué consiste el proyecto que van a desarrollar en Arteixo?

El proyecto con Arteixo está centrado con el mobiliario urbano, pero más que como elemento funcional, más como elemento de identidad corporativa. Estamos haciendo un estudio de todo el ayuntamiento de Arteixo. Qué características tiene, las circunstancias, el equipamiento que está disponible en estos momentos y luego sacaremos de toda esa documentación, en colaboración con el Ayuntamiento, haremos una presentación y les enseñaremos cuál es el estado actual del ayuntamiento y buscaremos luego de esos elementos de equipo cuáles vamos a desarrollar como emblemáticos de Arteixo. Pueden ser algunos que ya existen o desarrollar nuevas líneas. En Arteixo están con muchos proyectos nuevos de urbanización y de zonas verdes. Esto es para crear una especie de referente de cómo podían ser los equipamientos urbanos como base corporativa del ayuntamiento. Luego haremos proyectos ejemplares como puede ser la típica parada de autobús de Arteixo, el típico banco de parque.

¿Habla de todo tipo de mobiliario urbano?

Todo tipo de mobiliario urbano. Arteixo es un ayuntamiento un tanto peculiar porque fue creciendo de una forma muy desordenada en el sentido clásico del urbanismo, pero muy ordenada en el sentido de la industria. Es un ayuntamiento que tiene muchos atractivos, tanto paisajísticos como incluso la propia ciudad, que desde fuera no se conoce. Casi todo el mundo que vamos allí, vamos por razones profesionales. Todos vemos Arteixo con esa idea. Sin embargo, hay más cosas y el primer punto en este tipo de proyectos es revisar el entorno, pero también desde la perspectiva de la gente que vive allí. Eso es lo primero que tienes que entender, y una vez entiendes algo que tiene que ser entendido para la gente que vive allí, más los que van a trabajar, es cuando empiezas a sintetizar lo que puede ser interesante. Estamos definiendo los núcleos que son ya atractivos actualmente y luego a partir de ahí se empezarán a configurar posibles conceptos y propuestas y cómo tendría que ser todo el equipamiento para todo el ayuntamiento. Lo que vamos a hacer es buscar una gama de productos que se consideren emblemáticos y específicos del ayuntamiento. Eso no lo decidimos nosotros, decidiremos en conjunto con el Ayuntamiento las líneas que consideran que pueden ser emblemáticas.

¿De quién partió la iniciativa de hacerlo en Arteixo?

Estas cosas surgen por el boca a boca. Yo pertenezco a la escuela de Caminos y tengo un compañero que también es profesor en Caminos y que también colabora mucho con el Ayuntamiento de Arteixo. Vino Carlos, el alcalde, un día a la escuela y dijo: esto es lo que yo necesito como concello. Así fue. Este año con los de tercer curso directamente empezamos. Fuimos a visitar el concello el viernes pasado con el autobús de alumnos. Hemos dividido el concello en 23 zonas. Ahora vamos a hacer un montaje con fotografías y haremos una exposición para que ellos vean, para a lo mejor nos digan que les interesa tratar el tema de los desniveles, que es un clásico de Arteixo porque hay muchas cuestas. O nos interesa que toquéis el tema del paseo al lado del río y de la playa. Queremos que vean lo que hay en Arteixo de golpe en la pared. A lo mejor son 40 metros de fotografías. Nos estuvieron explicando toda la filosofía que tiene Arteixo a medio plazo con el plan estratégico y los proyectos que tienen en marcha. Tuvimos una clase de súper lujo. Para estudiantes que hacen proyectos de producto, el hacer un proyecto de diseño estratégico para los estudiantes de tercer curso es una cosa muy nueva. La interacción entre el concello y nosotros y los estudiantes es un caldo de cultivo buenísimo.

Es una aportación muy útil para los alumnos.

Claro. La gente que trabaja en el concello son profesionales de primera. Así ven lo que les espera fuera. En este tipo de proyectos los universitarios ven que la formación técnica no está tan lejos de la práctica. Muchas veces se desconoce porque no hay ese intercambio.

Según dijo el Ayuntamiento, van a ser soluciones innovadoras.

Esperemos que sí. Ese es el objetivo, en el sentido de mejorar lo existente con recursos posibles.

¿Y basadas en el eco-diseño?

Ese es el siguiente paso. Cuando los conceptos están definidos y se considera que merece la pena hacer ese esfuerzo, viene la fase de desarrollo. Entonces, se seleccionan los materiales más adecuados para cualquiera de los elementos a ejecutar y dentro de los materiales adecuados, los procesos industriales pertinentes. Eso siempre va en línea con la sostenibilidad y ecología. Hoy en día ya no es un tema opinable, es un requisito técnico.