La agrupación de comerciantes de Arteixo considera positivo el proyecto del Gobierno local para humanizar el paseo del Balneario y el puente sobre el río Bolaños, pero advierte que al mismo tiempo debe abordarse la creación de espacios de aparcamiento “próximos a la zona comercial” para evitar “el riesgo de espantar a los consumidores” que precisen acercarse en coche a realizar compras. Así lo manifiesta el Arteixo Centro Comercial Aberto (CCA), que propone como posible solución que se establezca una zona azul con aparcamiento limitado a 120 minutos en horario comercial, sin coste, en la avenida de Fisterra, unas de las calles más transitadas de la capital municipal.

Los comerciantes defienden que A Laracha y Carballo habilitaron un aparcamiento rotativo sin coste que ha sido “una solución muy práctica y bien recibida” por parte de los vecinos, comercios y clientes. Por otra parte, el CCA señala que es necesario habilitar un “uso peatonal” de varias calles del núcleo, pero aplicando medidas para facilitar el aparcamiento.

Las manifestaciones de la entidad que agrupa el comercio arteixano llegan después de que se hiciese público la intención del Concello de reformar el paseo del Balneario y del puente sobre el río Bolaños, que sufrirán una importante transformación en los próximos meses. El Gobierno local prepara la ejecución de dos proyectos de “humanización” que incluirán la construcción de una plataforma única que conllevará un aumento del espacio destinado a los viandantes respecto a la actualidad. La actuación afectará a un tramo de 200 metros que es muy transitado, ya que comunica el parque y el centro cívico con las calles principales del núcleo urbano.

Para ello, el Gobierno local desarrollará dos proyectos. Uno afectará al tramo entre el cruce junto al anfiteatro del paseo fluvial y la farmacia. El otro abarcará desde este último punto hasta el balneario. En los dos casos se ejecutará una plataforma única, es decir, la calzada y las aceras estarán al mismo nivel. Esto supondrá que los espacios se delimiten con diferentes pavimentos tanto en texturas como en color y se utilicen elementos de mobiliario urbano (jardineras, bancos y aparcabicis).

La obra implicará un aumento de los espacios destinados a los peatones, ya que se eliminarán unas “pocas plazas de aparcamiento”, según reconoce el regidor arteixano. En concreto, desaparecerán diez estacionamientos situados en el paseo del Balneario, pero al mismo tiempo se crearán otras plazas con el desarrollo de dos ámbitos urbanísticos junto a la residencia de ancianos.

En cuanto a la circulación, en toda la zona se mantendrán los dos sentidos del tráfico, aunque con un límite de velocidad de 30 kilómetros por hora, según señala el Ejecutivo municipal.

Los trabajos en el tramo entre el cruce junto al anfiteatro del paseo fluvial y la farmacia se financiarán con fondos europeos procedentes de las Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI). Con financiación europea también se prevé abonar la ejecución del otro tramo, el del paseo del Balneario. En este caso, el montante procedería del programa Next Generation.