El nuevo centro social de Vilarrodís se situará en un terreno al lado de la escuela infantil ya existente y servirá para que los propios alumnos de este centro realicen actividades y los vecinos de la localidad también lo utilicen como espacio de referencia para los servicios municipales. La construcción del equipamiento costará 989.999 euros.

El Gobierno local de Arteixo ya posee el proyecto constructivo desde principios de este mes. El edificio se distribuirá en casi su totalidad en planta baja, aunque habrá una pequeña entreplanta de instalaciones en la fachada norte con almacenes y despachos de personal que se engloba en la misma volumetría que el resto de la planta. La superficie que tendrá este equipamiento rondará los 600 metros cuadrados.

Una de las estancias del equipamiento. | // LA OPINIÓN Iván Aguiar

El acceso del público al centro social se realizará por la parte media del edificio que da al eje de circulaciones y espacios comunes y que está controlado desde recepción para informar y controlar el acceso al resto de zonas del edificio. Contiguo al acceso se dispondrán el control así como los despachos reservados a servicios del Ayuntamiento que estarán a disposición de los vecinos.

El centro cívico y la escuela estarán conectadas mediante un pasillo, dejando las aulas en la fachada sur y los despachos, servicios y resto de estancias en la fachada norte. El proyecto recoge que esta actuación debe dar soporte “a las necesidades que no puede cubrir en la actualidad la escuela, como es el servicio de comedor y cocina y a la vez dar servicio como centro social a la comunidad”.

Una de las entradas del centro cívico de Vilarrodís. | // LA OPINIÓN

El acceso a la nueva edificación se realizará de manera independiente desde la explanada existente en la fachada norte, para lo cual se demolerá una parte del muro de cierre de fachada que delimitaba la escuela infantil existente. Este nuevo acceso se realizará con un pavimento que permitirá el paso a las plazas de aparcamiento de vehículos de mantenimiento y de personas de movilidad reducida.

El Concello, que ya posee el proyecto constructivo desde principios de este mes, espera finalizar antes de que acabe este año la tramitación del documento urbanístico enviado al Gobierno gallego el año pasado con el objeto de que se evaluase medioambientalmente esta instalación. La licitación del centro social, según explica el Concello, se iniciaría así en enero del año próximo y el comienzo de su construcción, si todos los trámites de contratación transcurren con normalidad, alrededor del mes de julio del próximo año.