Los sadenses Carlos Babío y Borja Dorado han documentado el histórico derribo del edificio del Náutico con un time-lapse realizado a partir de 15.000 fotos tomadas durante la obra. El proceso de grabación se prolongó durante diez días, en jornadas de seis a ocho horas y con instantáneas capturadas de cada 5 segundos, según explican. Carlos, profesional de foto y vídeo, aportó la casa y el primer montaje, mientras que Borja, educador social y aficionado a la creación audiovisual, editó el producto final en una primera edición. Ahora ofrecen su obra en alta calidad a quien la desee y esperan que el proyecto les abra nuevas puertas para seguir trabajando en el sector.