Más de diez años después de que el Gobierno gallego del PP propusiese incorporar As Brañas do Deo a la Red Natura, los populares han votado en contra de su inclusión pese a reconocer la importancia de este enclave, que alberga especies vulnerables o en peligro de extinción y ecosistemas y hábitats prioritarios que la Unión Europea ordena preservar, como brezales húmedos atlánticos o turberas altas activas.

Los populares votaron ayer en el pleno del Parlamento en contra de la proposición del BNG para instar a la Xunta a declarar sin más demora As Brañas do Deo Lugar de Importancia Comunitaria de la Rede Natura y blindarlo así de los proyectos eólicos y forestales en tramitación que se proyectan en el propio enclave o sus inmediaciones. La postura del partido que gobierna la Xunta sentó como un jarro de agua fría entre los representantes de varias plataformas medioambientales y de afectados por los macroeólicos, que presenciaron el debate entre el público.

El BNG y el PSdeG, que apoyó la propuesta de los nacionalistas, acusaron al Gobierno gallego de primar los intereses empresariales y dejar en una situación de total “desamparo” este espacio natural entre Curtis, Oza-Cesuras y Aranga que el propio gobierno gallego del PP consideraba urgente proteger en 2011.

La diputada nacionalista Mercedes Queixas y el socialista Pablo Arangüena incidieron que los propios técnicos de la Consellería de Medio Ambiente alertaron ya en 2017 la “fuerte regresión” que habían sufrido As Brañas do Deo, entre otros motivos, por la proliferación del eucalipto. Esta degradación fue constatada in situ por la Sociedade Galega de Historia Natural, que trasladó a la UE un estudio en el que advertía de que la superficie de As Brañas se había visto “reducida considerablemente, eliminándose con métodos mecánicos la vegetación característica, que fue remplazada por Eucalyptus o especies exóticas”. Un declive similar al que, detallaban, habían registrado otros enclaves incluidos en la propuesta de ampliación de 2011 que acabó en un cajón a pesar de que, como recalcaron Queixas y Arangüena, Galicia es la comunidad con menos superficie de Rede Natura (12%) y que esta racanería en materia de protección ambiental le había valido a la Xunta apercibimientos y sanciones por parte de la Unión Europea.

Mercedes Queixas muestra dos imágenes de As Brañas do Deo en el pleno

A la diputada María Sol Díaz Mouteira le tocó defender la postura del PP, que planteó una enmienda de sustitución para que la proposición eliminase toda alusión a la inclusión en la Rede Natura de As Brañas do Deo y se limitase a instar a la Xunta a “completar los estudios necesarios a efectos de determinar los hábitats o especies de interés comunitario presentes en As Brañas do Deo con el objetivo de establecer un plan de conservación de este enclave”. La diputada popular defendió que la Xunta ya toma medidas para evitar que se produzcan alteraciones significativas en enclaves naturales como As Brañas do Deo y que la Consellería de Medio Ambiente trabaja para “dotar de más protección” a este humedal. Díaz Mouteira incidió en que el Gobierno gallego es “consciente de los valores naturales” de As Brañas, que disponen ya de protección, y que Medio Ambiente está informando desfavorablemente todos los proyectos con incidencia en ecosistemas considerados prioritarios.

Una laguna de As Brañas do Deo

La diputada defendió además que el Gobierno gallego va a realizar estudios para determinar los hábitats de interés comunitario presentes en este humedal para establecer un plan de conservación. “Se está pisando el terreno para evaluar qué tipo de protección requiere”, defendió Díaz Mouteira, que argumentó que la propuesta de ampliación de la Red Natura de 2011 había “caducado” y que la Xunta había renunciado por la elevada contestación vecinal: “Hubo más de 3.000 alegaciones que se consideraron pertinentes”, afirmó.

La respuesta indignó a la oposición. La nacionalista Mercedes Queixas acusó al PP de dar la espalda a “lo verde made in Galicia” para defender los intereses del “lobby energético y forestal” . La diputada apeló a los informes autonómicos y de naturalistas que advierten de la progresiva degradación de este humedal, que ha sido invadido por el eucalitpo y acusó a la Xunta de dejar “indefensa” a la sociedad “que se rebela contra actitudes mafiosas de las empresas”. El socialista Pablo Arangüena le recriminó al Gobierno gallego que dejase caducar la propuesta de Red Natura y se limite a decir desde hace años que realiza estudios pese al “progresivo y grave deterioro” de As Brañas do Deo. “Es infumable”, criticó el socialista.