El pleno de Carral evidenció ayer la total falta de sintonía entre los socios del bipartito, que intercambiaron duros reproches a cuenta de la renuncia a una ayuda del IDAE de 1,4 millones para humanizar el centro de Carral a ambas márgenes de la N-550. La sesión arrojó varias paradojas. La primera, que lo socios del Gobierno, Alternativa dos Veciños y PSOE, se cruzaron acusaciones más duras e hirientes que las de la propia oposición al Gobierno local. Y la segunda, que se acordó con el único voto en contra de Alternativa una moción del PP que instaba a aceptar una subvención a la que el alcalde ya había renunciado sin posible vuelta atrás, como confirmó la secretaria.

El PP abrió la caja de los truenos al presentar una moción en la que instaba a aceptar esta ayuda para ejecutar un “proyecto importantísimo” que transformaría el centro de Carral, en palabras de José Luis Fernández Mouriño. El exalcalde popular defendió, al igual que la edil no adscrita Florinda Duarte y el PSOE, que había fórmulas para lograr la financiación precisa y para que el Concello pudiese anticipar los fondos (1,8 millones) y aportar la parte que le correspondía (el 20%: 364.750 euros).

Tomó entonces la palabra la edil de Facenda, Susana Guimarey, para reiterar que habían hecho todo lo posible por conservar esta ayuda y que habían renunciado tras no lograr financiación ni compromiso de fondos por parte de la Diputación y de advertir la interventora de la “inviabilidad”.

El alcalde, Javier Gestal, procedió a continuación a leer un largo discurso. Tras defender que había renunciado a la ayuda por “responsabilidad” y el “bien común”, pasó al ataque. Sin levantar la vista de sus papeles, cargó contra su socio Pablo Couto por acusarle un día antes “en prensa” de mentir. Calificó de “vergonzosas” sus “salidas de tono” y acusó al socialista de pretender abrir una brecha en el equipo de Alternativa por miedo “a quedarse sin su puesto de concejal” en las próximas elecciones. "Solo consigue que estemos más unidos que nunca", afirmó, para a renglón seguido cargar de nuevo contra el segundo teniente de alcalde y concejal de Obras, Infraestructuras y Urbanismo: “Siempre intenta echarnos la culpa de todo”, le recriminó a Couto, al que acusó de incumplir su compromiso de lograr financiación y de dejar a medias también otros proyectos para que “el alcalde lo arreglase después”. Sin atender las quejas del PSOE y los grupos de la oposición por una diatriba que consideraban fuera de lugar, Gestal procedió a dar lectura a otros supuestos agravios de su socio.

–“Esto es vergonzoso. Está mintiendo constantemente”, le interrumpió Pablo Couto.

–“Esté callado”, replicó Gestal, que continuó sus reproches por la “política sucia” de los que “solo quieren un sillón” antes de afear a Mouriño sus “falcatruadas” como alcalde.

Tras una larga invectiva, que llevó a la oposición a amagar incluso con abandonar la sesión, tomó la palabra Pablo Couto. El socialista, tachó de “absolutamente mezquina” la intervención del alcalde, acusó a sus socios de mentir y replicó que el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, se había comprometido en una reunión a aportar la parte municipal. Couto defendió que la interventora nunca negó la posibilidad de que el Concello concertase un nuevo crédito, posibilidad para la que, incidió, sí había margen de endeudamiento. El socialista acusó a Alternativa de boicotear desde el principio a este proyecto que abanderaba el PSOE, que formaba parte de sus 25 compromisos electorales, y para el que, afirmó, había empezado a buscar financiación hasta que fue apartado de las gestiones por Alternativa: “Nadie me decía nada, no se contaba con nosotros para nada, el grupo que dio la Alcaldía a Alternativa [por el PSOE] está siendo maltratado, ignorado, intentan que no participe en nada”, denunció el edil, que llegó a acusar a sus socios de “mobbing”.

Couto acusó a sus socios de echar atrás todos sus proyectos por motivos electorales, “para que el PSOE no salga en la prensa” y defendió que seguirán en el gobierno “por responsabilidad". "La única hoja de ruta del Concello es la del PSOE” afirmó y a continuación retó al alcalde: “Si nos quiere cesar, césenos”.