Vecinos del núcleo de O Couto cumplieron recientemente un mes de movilizaciones y, como se ha convertido en habitual, desplegaron pancartas en la parada de bus al borde de la carretera AC-173, de titularidad de la Xunta, para reclamar pasos de peatones y una reducción de la velocidad, que en este tramo es de 70 kilómetros por hora. Por el momento no han tenido noticias por parte de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade. El alcalde, Ángel García Seoane, analizó, en una intervención en Radio Oleiros, la situación de esta demanda vecinal. Aseguró que va a “luchar para que se haga” y que estos pasos de cebra deben tener “barreras en el suelo” para reducir la velocidad a la que circulan los coches.

El regidor también señaló que este problema podría haber surgido en cualquier otro punto de este vial, que solo tiene pasos de peatones en los núcleos urbanos. “Esto de O Couto se podría dar en Breixo, Arillo y muchos lugares en los que hacen falta pasos”, indicó el regidor. La explicación que ofreció Seoane es que la Xunta dice que fuera de los núcleos urbanos la Lei de Estradas de Galicia establece que “no se pueden poner este tipo de pasos” por “alto riesgo” ante el límite de velocidad existente en la vía.

Los vecinos prevén contactar con todos los partidos políticos con representación en el Parlamento gallego para que les apoyen en su demanda.