El Gobierno bipartito de Carral entra en barrena tras un nuevo cruce de acusaciones

El PSOE pide la dimisión de la concejala de Facenda y primera teniente de alcalde por “inacción” y “deficiencias de gestión” y la edila insta a los socialistas a salir del Ejecutivo

Guimarey conversa con su compañero de Alternativa Javier Bello durante un pleno. |   // CARLOS PARDELLAS

Guimarey conversa con su compañero de Alternativa Javier Bello durante un pleno. | // CARLOS PARDELLAS / Sara Vázquez

Las diferencias entre los dos socios del Gobierno bipartito de Carral se recrudecen. El PSOE carralés pide la dimisión de la concejala de Economía e Facenda, Susana Guimarey, por “reiteradas deficiencias de gestión que perjudican gravemente al pueblo”, además de “inacción” y “falta de ambición”, sostiene el concejal de Urbanismo y líder de los socialistas carraleses, Pablo Couto, sobre su socia de Gobierno, de Alternativa dos Veciños. El edil asegura que la “errática gestión” de Guimarey ha “dilapidado” la “histórica ayuda” conseguida por los socialistas para el concello, 1,4 millones de euros del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético), y que su modus operandi consiste en bloquear las iniciativas socialistas, como al no contratar proyectos que “ya estaban presupuestados y recogidos en los presupuestos de 2021”. La concejala apunta que “fueron los vecinos quienes situaron a Alternativa dos Veciños como lista más votada” y que son su prioridad, acusa al PSOE de moverse por “afán partidista y electoralista” y de retrasar los presupuestos para 2022 por no haber mandado aún sus propuestas. Le pide al PSOE “que sea consecuente y abandone el Gobierno”, “después de tachar al alcalde, Javier Gestal, de cobarde y mentiroso” y de acusar a la primera teniente de alcalde de inacción y falta de ambición”.

“Lo ocurrido con la pérdida de la subvención histórica no es un caso aislado, sino que es el modus operandi de un cargo público que, en lugar de actuar por el bien común de Carral, realiza una gestión despótica y partidista basada en bloquear las iniciativas socialistas”, sostiene Couto. De la deficiente gestión que el edil de Urbanismo achaca a Guimarey, a quien acusa de ejercer como “alcaldesa en la sombra”, el socialista ve “especialmente grave” la paralización del Plan de Mobilidade Urbana Sostible” (PMUS)”, realizado por la Concejalía de Mobilidade, Comercio e Turismo, que dirige el PSOE, “redactado y entregado en el Concello en noviembre de 2020, que lleva más de un año paralizado, a falta únicamente de su aprobación en pleno”, critica. Couto critica también la demora en aprobar los presupuestos, que conllevará, advierte, que “una importante parte quede sin ejecutar”. Pide al alcalde que “recapacite, que asuma responsabilidades y que tome el mando del Concello”.

La concejala ve “inconcebible que el PSOE hable de inacción cuando, en este momento, tanto los presupuestos del Concello como el Plan Único de la Diputación están parados porque los concejales del Partido Socialista aún no remitieron sus propuestas”, asegura. Pide al PSOE que “abandone este estado de nerviosismo y que deje de pensar en las elecciones”. Interpreta la petición de dimisión como una señal de que Alternativa trabaja en el Gobierno “mejor de lo que se esperaban los socialistas”. “Pensaban que nos iban a vapulear políticamente hablando y que se iban a encontrar a unos principiantes, pero la realidad es que se encontraron a gente formada y cualificada en cada departamento”, asegura.

Las tensiones entre los dos socios de Gobierno se han agravado desde que Alternativa decidió renunciar a la ayuda del IDAE por no lograr vías para financiar la parte que debía poner el Ayuntamiento. Aunque el distanciamiento venía de atrás. En junio, en una entrevista a este diario, Couto admitió echar de menos que Alternativa les hiciese participar en “decisiones de Estado” y señaló también la falta de liderazgo de Gestal.