El Gobierno local de Cambre aprobó ayer el presupuesto de 2022, que asciende a 19,73 millones, con el único apoyo de Alternativa dos Veciños. El resto de los grupos de la oposición, PP, BNG, Ciudadanos y Esquerda Unida, votaron en contra. La responsable de Economía e Facenda, María Pan, destacó el incremento en un 6,6% de las cuentas con respecto a 2021 y defendió que se trata de un proyecto contable “prudente” y “cauto” pero con un “fuerte carácter social e inversor”.

La concejala de Unión por Cambre llamó la atención sobre el incremento en un 14,8% de las inversiones y de un 12,38% del gasto corriente “para retomar eventos históricos como la Galaicoi o el Rock in Cambre”. En lo referente a las obras, destacó la inclusión de trabajos demandados por los vecinos a través de los presupuestos participativos y la reserva de 1,5 millones para un proyecto de eficiencia energética.

Los grupos de la oposición rebajaron su optimismo apelando al bajo nivel de ejecución de los presupuestos del pasado ejercicio. PP, BNG, Ciudadanos y Esquerda Unida y denunciaron que solo se ejecutó la mitad. Los grupos echaron también en cara al Ejecutivo de Unión por Cambre y PSOE la escasa participación vecinal en el programa Decidámolo Xuntos, de menos del 2%, según los cálculos de la portavoz de EU, Olga Santos, que tachó las cuentas de “continuistas, antisociales y poco ambiciosas”.

Cambio de asignaciones

El Gobierno local aprobó con toda la oposición en contra un cambio en las asignaciones por asistencias a juntas de portavoces y juntas de gobierno. Las primeras, en las que participan representantes del Gobierno local y la oposición, bajan y pasan de 250 a 100 euros y las segundas, solo del equipo del gobierno, suben de 250 a 290 euros. Los grupos atribuyeron esta medida a una “represalia” del Ejecutivo por su labor de oposición. Los grupos, especialmente Ciudadanos y Alternativa, admitieron que tal y como están planteadas las juntas de portavoces, las asistencias resultan excesivas, pero instaron al Gobierno local a cambiar su actitud y permitir que se conviertan en foros en los que los partidos puedan trasladar sus peticiones y las que les transmiten los vecinos.

María Pan defendió que las asistencias a juntas de portavoces “siempre estuvieron a cien euros” y que se limitaban a “enmendar un error”. Sobre la subida de las juntas de gobierno, apeló a la “responsabilidad” dado que se toman decisiones. “Suban entonces las asistencias a plenos, que ahí sí que se asumen responsabilidades”, retó María José García, de Cs.