El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, se comprometió con el alcalde de Cerceda, Juan Manuel Rodríguez, a “gestionar” las alegaciones que presentó el Concello para que Cerceda tenga un trato prioritario en las ayudas del plan de infraestructuras de Transición Justa al albergar la central Meirama. El representante del Estado aseguró que el municipio tendrá “un protagonismo central en estas inversiones para superar el impacto” por el cierre de la central, y coincidió en que es uno de los concellos más afectados por ser donde se sitúa una de las plantas térmicas que cesa su actividad.

El alcalde, según informó el Gobierno, agradeció al delegado “su implicación a lo largo de todo este procedimiento”. Ambos destacaron la importancia de seguir formulando propuestas para garantizar el aprovechamiento pleno de oportunidades que blinda este proceso.

Por su parte, el regidor valoró la incorporación un empleado público que se dedicará a seguir este proceso desde Galicia para tratar este tema con mayor proximidad.