El Concello de Culleredo ha finalizado la remodelación del campo de Tarrío, en la que invirtió 261.500 euros, donde podrán entrenar y competir ya los equipos locales. La principal mejora para los usuarios, peñas, clubes deportivos y el colegio que están todos cerca de este campo, es que pasa de tener un suelo de grava a uno de césped.

El recinto deportivo ahora podrá albergar partidos de fútbol 11 y de fútbol 7. Se instalaron porterías de las dos modalidades y también banquillos de diez plazas.

El terreno cuenta con un sistema circular de riego, que ahorra agua. También se instaló una red separativa de aguas pluviales y saneamiento.