El Ayuntamiento de Culleredo ha adjudicado a la empresa Canarga SL por 340.495 euros las obras de mejora del cruce de la antigua Nacional 550 con la rúa Alejandro Pérez Lugín y las calles Senra y avenida da Cordeda. Se presentaron un total de doce contratistas a esta licitación que se sacó por 469.651 euros de presupuesto sin IVA. La adjudicataria tiene ahora un plazo de cuatro meses, después de la formalización del contrato, para realizar las obras.

La actuación contratada consiste en reconfigurar la intersección para que sea más cómoda, reordenar los espacios de aparcamiento, las aceras y los pavimentos, acondicionar los itinerarios peatonales, mejorar las tuberías de residuales, y pluviales, instalar mobiliario urbano y nuevo arbolado, etc.

En este cruce de Vilaboa confluyen cinco calles y por él circulan diariamente unos 21.000 vehículos. Ahora existe una glorieta partida que según la memoria del proyecto tiene un funcionamiento “muy deficiente” y genera accidentes y problemas de seguridad vial, causados por una alta velocidad de los vehículos, mucho tráfico y una insuficiente visibilidad.

El Concello quiere “humanizar” esta avenida de Vilaboa mediante la creación de una plataforma única, elevando la acera en un tramo y sobre todo limitando la velocidad a 30 kilómetros en esta zona. El firme de la calzada está deteriorado y las farolas son antiguas, de luz de alto consumo. Además los pasos de peatones no cuentan con refuerzo de señales luminosas. Todo esto será cambiado con las obras.