El Gobierno local de Arteixo ha emitido una resolución en la que acuerda reiterar la orden de paralización de la actividad de la empresa Pombo Arteixo SL en el almacén de materiales de construcción que posee en la avenida de Baldomero González tras detectar que en dos ocasiones se incumplió presuntamente el precinto. Además, le advierte que dará traslado a la Fiscalía de los hechos en caso de reiteración y de posibles multas coercitivas de entre 1.000 y 10.000 euros. Esta actuación llega después de que la Policía Local realizase dos inspecciones y comprobase que seguía la actividad.

Este caso tiene su origen en octubre del pasado año, cuando el Concello emitió una resolución en la que ordenaba a la empresa Pombo Arteixo SL la “suspensión inmediata, como medida cautelar” , del uso del almacén de materiales de construcción tras recibir una denuncia a través del Valedor do Pobo y comprobar que no tiene licencia de actividad. Esta instalación lleva en funcionamiento, según reconoció el propio gerente ante la Policía Local, “por lo menos 40 años”. Los servicios técnicos municipales elaboraron un informe en el que se concluyó que “no es posible legalizar” la actividad que se realiza porque el almacenaje y trabajos al descubierto no se encuentran entre los usos permitidos en el suelo urbano residencial de edificación entre medianera.

El acuerdo fue comunicado a la compañía el 18 de noviembre, según recoge el expediente, y la Policía Local realizó el 14 de diciembre un informe que recoge que la actividad continuaba en funcionamiento. Los agentes realizaron otra inspección el 10 de enero y constataron que la firma “se encuentra desarrollando la actividad”. El concejal de Urbanismo, Alberto Castro, dictó un resolución el 20 de enero en la que se señala que “se está incumpliendo” el precinto y en la que se acuerda reiterar la orden de paralización de la actividad.