La Xunta ha concluido el trámite de evaluación ambiental e informado favorablemente al plan especial de infraestructuras y dotaciones promovido por el exalcalde popular Manuel Pose (1995-2007) y su mujer para desarrollar en Os Chans, un lugar entre las parroquias de Armentón y Lañas, la ordenación de unos terrenos para “la futura creación de un equipamiento privado polivalente” sobre “el mundo del caballo” y de las instalaciones existentes destinadas a la actividad de cría, cuidado y estancia de ganado equino.

La Consellería de Medio Ambiente emitió una resolución en la que acuerda no someter al procedimiento de evaluación ambiental estratégica ordinaria esta iniciativa al considerar que “no se prevén efectos ambientales adversos significativos”. Esto supone que se agilizarán los trámites administrativos para ejecutar al plan, ya que no serán necesarios más estudios.

El objetivo de este plan urbanístico es que se permita el uso sanitario-asistencial, es decir, la equinoterapia, pero también “abierto” en un futuro al uso educativo (enseñanza de equitación), cultural (museo del caballo y carros de caballo), deportivo (equitación), recreativo y de relación social (club ecuestre), según recoge el documento. Consultado por este diario, el exalcalde Manuel Pose ya había explicado que solo hay planes para desarrollar la “equinoteparia” a través de la Fundación Aluman y que el resto de usaron no se realizarán, pero sí se incluyen en el plan.

El ámbito, que está calificado como suelo no urbanizables por las normas subsidiarias municipales y que se corresponde como suelo rústico según la Lei do Solo vigente en la actualidad, mide aproximadamente cinco hectáreas y está situado en las proximidades de la autopista AG-55 y de Casas Novas.

Polémica en las cuadras

Las instalaciones en las que se pretende desarrollar el plan fueron objeto de polémica durante varios años. El Concello dio licencia de obra al exalcalde en 2013 para legalizar las cuadras de caballos que construyó en Armentón en terrenos calificados como suelo no urbanizable común, una actuación por la que fue denunciado ante Fiscalía, aunque el caso fue archivado por el juzgado.

Tras conseguir el permiso medioambiental por parte de la Xunta, el Concello dio respuesta a la solicitud del exregidor para la apertura y puesta en marcha del picadero con la concesión de los permisos municipales de actividad y de obras.