El alcalde de Sada, Benito Portela, hizo balance hoy vía comunicado del maratoniano pleno del pasado jueves, de casi cinco, horas, en el que vio cómo naufragaba el apoyo de sus socios de Alternativa la vía en la que depositaba sus esperanzas de salvar del derribo el edificio de Sada y Contornos 3. Fue un jarro de agua fría en una sesión que dio luz verde a otros asuntos que el regidor considera trascendentales y que hoy quiso poner en valor: "Se aprobaron asuntos fundamentales para el futuro de nuestro municipio", subraya.

A pesar del tono bronco, agrio, que caracterizó el debate, Portela destaca que prosperaron casi todas las propuestas, dos de ellas por unanimidad, como la recuperación del río Maior, con la reapertura del tramo final, que apoyaron todos los grupos tras una enmienda del PP para supeditar la actuación a un simulacro de tráfico y a informes de la Policía y la Diputación que garanticen su viabilidad. "Es necesario contar con la garantía de informes técnicos tanto municipales como de Augas de Galicia y las autorizaciones preceptivas para la efectiva redacción, licitación y ejecución de la obra y, en ese sentido, ya se está trabajando de manera coordinada por parte de los servicios técnicos", incide en el regidor, que considera que la restauración ambiental del río Maior propiciará la "mayor transformación urbana de la historia reciente de Sada.

El Gobierno local aprobó en solitario el presupuesto de 2022, de 12,6 millones, tras trabajar todo el pasado ejercicio con el presupuesto prorrogado. Las cuentas ven la luz a las puertas de marzo, pero el Ejecutivo resta importancia a ese retraso y destaca en su comunicado que el proyecto contable recoge un fuerte incremento del gasto social, la puesta en marcha de nuevos servicios, como el de atención temprana, y partidas para la primera fase de expropiación de As Brañas y el plan de conservación de La Terraza, además de una nueva línea de ayudas para entidades culturales y deportivas.

Portela destaca además la aprobación por unanimidad de la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo con el compromiso de seguir negociando con la representación del personal y realizar un análisis global de las necesidades de la plantilla antes de convocar los dos puestos de nueva creación. El alcalde destaca que este acuerdo permitirá dar el primer paso para cumplir la sentencia de 2016 que tiene en vilo a buena parte de la plantilla con la inclusión de las cinco plazas erróneamente calificadas de personal laboral en el proceso de estabilización, "respetando los preceptos establecidos en la ley 20/2021", recalca Portela.

Portela lamenta que sus socios de Alternativa y la oposición votasen en contra de la corrección de errores del PXOM con la que aspiraba a legalizar in extremis uno de los dos edificios con orden de derribo por la anulación del permiso concedido en 2005: "Era una propuesta totalmente legal y el informe de la secretaria preceptivo pero no vinculante, lamento profundamente el acuerdo plenario", apunta el regidor, que avanza que en los próximos días ordenará la incoación del expediente de modificación puntual del PXOM, tal y como acordó la Corporación con los votos favorables de Alternativa, PP y PSOE. Una vía recomendada por la secretaria y que los tres grupos consideran más garantista, a pesar de que precisará más tiempo para su aprobación. Portela apunta además que en breve dará traslado al juzgado del informe propuesta sobre el depósito de las garantías que le corresponde depositar al Concello para ejecutar la sentencia de demolición de los dos edificios. El plazo que fijaron los tribunales para fijar este depósito finaliza a principios de marzo. Según ha podido saber este diario, las garantías podrían superar los cinco millones de euros, casi la mitad del presupuesto anual del municipio.