Kiosco

La Opinión de A Coruña

Oleiros cambia la ayuda de 300.000 euros de la Diputación al ‘parkour’ para el albergue

El Concello da prioridad al centro juvenil de Nós porque los jóvenes son casi el 30% de la población y porque quiere un lugar de “intercambio generacional” de ámbito provincial

Interior del edificio principal de la Finca Tenreiro, ya rehabilitado. | // L.O.

El pleno de la Corporación local de Oleiros aprobó en junio del año pasado solicitar una subvención de casi 200.000 euros al Concello de Oleiros para ampliar la pista de skate de Bastiagueiro y construir al lado una zona de parkour. El organismo provincial confirmó al Ayuntamiento que finalmente la ayuda sería de 300.000 euros y el Ejecutivo local acordó modificar el objeto de dicha subvención y destinar este dinero a otra obra que considera “más urgente”: las últimas obras para poner en marcha la Finca Tenreiro de Nós como albergue juvenil y mejorar su eficiencia energética, es decir, poner un tipo de calefacción que gaste menos y otras medidas de conservación del calor y climatización, sobre todo ante la “progresiva” subida de la luz.

El grupo de Gobierno destaca la importancia de tener un albergue ante el elevado número de población menor de 30 años de Oleiros: 10.293 jóvenes, el 28,17% del total.

El Ejecutivo municipal prevé así sumar los 300.000 euros que la Diputación ya le confirmó que le otorga a los 157.400 euros de fondos municipales y con esa cantidad total de 457.400 euros licitar y ejecutar cuanto antes estas obras del albergue para ponerlo en funcionamiento cuanto antes, con el fin de ampliar la oferta “cultural municipal, comarcal, provincial y autonómica”. El Concello quiere adaptar la parcela que rodea el edificio para que cuenta con una huerta.

El Concello de esta forma concibe este albergue, cuyo edificio principal ha ido rehabilitando tras sucesivos obradoiros de empleo, como un singular “proyecto social y comunitario” con un “claro interés provincial” y no solo municipal, además de destacar el aspecto de “recuperación del patrimonio histórico” porque el Concello adquirió en 2010 esta finca de 1875 que incluye elementos tan extraordinarios como un zigurat, un estanque estilo Gaudí y un increíble bosque de arbolado centenario.

El Gobierno local además quiere que este albergue se un lugar de “intercambio generacional y sociocultural”, donde además de dar alojamiento a jóvenes se realicen intercambios, también de entidades, grupos y asociaciones locales con otras de distintos lugares de España y de otros países. El Concello quiere así que coincidan en este lugar jóvenes y mayores, al igual que en la finca anexa se ubica el colegio de Infantil y Primaria Juana de Vega.

Además de la una huerta el Ayuntamiento quiere crear “nuevos espacios de carácter sociocultural al aire libre, de esparcimiento y convivencia social”.

Compartir el artículo

stats