Oleiros multará y reducirá edificabilidad a los que no desarrollen sectores en dos meses

Advierte del “enriquecimiento injusto” de los que aún no ejecutaron urbanizaciones porque ahora hay menor porcentaje de vivienda protegida y pueden construir más libre

A la derecha, sector construido en As Viñas y a la izquierda, el POL-15 que aún no inició tramitación. |   // L.O.

A la derecha, sector construido en As Viñas y a la izquierda, el POL-15 que aún no inició tramitación. | // L.O. / M. V.

M. V.

El Gobierno local de Oleiros ha decidido tomar medidas contra los promotores de desarrollos urbanísticos con los que firmó convenio entre 2004 y 2005, con motivo del plan general actual del año 2009, y a día de hoy aún no han tramitado ningún instrumento para ejecutar estas promociones. Les da un plazo de dos meses para presentar proyectos de desarrollo (de urbanización, de equidistribución) con amenaza de en caso contrario imponer multas de 2.000 euros cada tres meses; o un plazo de un mes para renegociar un nuevo convenio, con advertencia de que en caso contrario modificará el plan general (PXOM) para reducirles edificabilidad, densidad y usos.

Solo uno de los convenio firmados en desarrollo del PXOM, el de la urbanización del campo de golf de Xaz, rubricado en 2005, se declara extinguido porque no solo aprobó todos los instrumentos de planeamiento sino que está en ejecución, con el campo de golf en funcionamiento y varios edificios de viviendas construidos y en construcción.

El Concello ordena ahora la ejecución del convenio que suscribió para el desarrollo del entorno de la Finca Alsina o Las Cadenas, los sectores urbanizables SUD-6 y SUD-21. Tiene dos meses para presentar los proyectos de equidistribución y urbanización en el caso del SUD-6 y el plan parcial en el caso del SUD-21, o recibirá 2.000 euros de multa cada tres meses.

Ordena también a Promotora de Viviendas Urbanas (sociedad del empresario José Collazo Mato) que presente la inscripción registral del proyecto de equidistribución y la presentación del de urbanización para desarrollar el POL-22 de A Xesteira entre A Pasaxe y Beiramar, también con advertencia de multas de 2.000 euros. Requiere también a los particulares promotores del polígono POL-15, una de las márgenes de la Corredoira das Viñas en Perillo, para presentar proyecto de urbanización en el mismo plazo.

El Ayuntamiento por otra parte declara extinguido el convenio de la Finca Granxerón de Mera para desarrollar el suelo urbanizable SUD-2 Río Xentiña. Acuerda además declarar la resolución de tres convenios dándoles a los firmantes un mes de plazo para renegociar un nuevo acuerdo, con amenaza de reducirle edificabilidad, densidad y uso: se trata del de O Xabrón en Serantes, el suelo urbanizable SUD-3 en brillo y el SUD-10 en Santa Cruz.

La principal razón por la que el Concello de Oleiros toma esta medida es porque ha advertido que los que no iniciaron los desarrollos urbanísticos tienen más ventajas que los que sí lo hicieron. Sobre todo porque en estos años se ha rebajado notablemente el porcentaje de vivienda protegida obligatoria: el PXOM fijó una media del 33,42% (40% en urbanizable y 20% en urbano no consolidado) y en 2014 se bajó al 10% y en 2020 aún más, al 6,42% (según los índices permitidos, pero no obligatorios, que marca la Xunta). Las viviendas libres se venden mucho más y a precio más elevado.

Los sectores que aún no se han ejecutado se benefician indirectamente al tener ahora un mayor porcentaje de vivienda colectiva libre, lo que el Ejecutivo local considera un “enriquecimiento injusto”. En algunos casos, como el SUD-6 de Finca Alsina, pasa de cero a 106 viviendas libres que puede hacer ahora, por ejemplo. El urbanizable SUD-3 de Arillo no inició ningún tipo de desarrollo. Se le asignó una edificabilidad de 0,582 metros cuadrados por metro cuadrado en el PXOM y tras reducirse la vivienda protegida aumentó a 0,632, un 8,40%, y ahora mismo en lugar de 103 viviendas libres puede construir 159 y las protegidas pasan de 92 a 18.

Otro ejemplo es el caso del SUD-10 de Babilonia Inversiones. El cambio en el porcentaje de vivienda le ha hecho subir un 8,88% su edificabilidad.

Suscríbete para seguir leyendo