Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Superior anula la aprobación del trazado del último tramo de la ártabra hasta la AP-9

Estima el recurso de Cambre y falla que el proyecto debió aprobarse en el Consello de la Xunta | La Consellería prevé iniciar las obras del trecho afectado “en los próximos meses”

Obras en la vía ártabra, en el trecho de la Nacional-VI a la AC-221, el pasado julio. LA OPINIÓN

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha dado la razón al Concello de Cambre en su recurso contra el trazado de la vía ártabra en el trecho desde la AC-221 hasta la autopista AP-9 aprobado por la Xunta. Los jueces, en sentencia del pasado 15 de marzo, estiman el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Ayuntamiento cambrés contra la desestimación, por parte de la Consellería de Infraestruturas, de un recurso anterior interpuesto contra la resolución de aprobación definitiva del proyecto de trazado y estudio de impacto ambiental y la anulan íntegramente. Contra el fallo cabe recurso de casación ante el TSXG o ante la sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo en el plazo de 30 desde su notificación, precisa la sentencia. La Xunta señala que la anulación no afecta al tramo que se encuentra en obras.

El Tribunal anula la resolución por la que se aprobó el proyecto de trazado porque, como defendió Cambre, “debió ser aprobado por el Consello de la Xunta” y no por el director xeral de Obras Públicas por delegación de la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas y Transportes, como ocurrió. Los jueces ven en esta vulneración del procedimiento legalmente establecido motivo de impugnación suficiente como para no entrar en los demás argumentos expuestos por el Ayuntamiento cambrés.

La Xunta achaca el error procedimental a “decisiones adoptadas por el Gobierno bipartito” (PSOE y BNG) que ostentaba el Gobierno autonómico cuando se hizo pública la aprobación del proyecto de trazado ahora anulada, en marzo de 2009. Asegura que el fallo no afecta al tramo con obras en ejecución —paralizadas desde hace meses—, el que va de la Nacional-VI a la AC-221, y que, para el trecho que prevé construir a continuación, de la AC-221 a la autopista AP-9, al que se refiere la sentencia, prevé aprobar el proyecto de conexión en el Consello da Xunta para “iniciar su ejecución en los próximos meses”.

El Superior dicta que debió ser el Consello de la Xunta el que aprobara definitivamente el proyecto de trazado por ser el organismo competente. Incide, además, en que “la competencia solo corresponde al Consello de la Xunta en el caso de que hubiera oposición por parte de alguna administración interesada”. Pese a que la Xunta argumentó —en la contestación al recurso en la que pidió que se desestimara y se confirmara la resolución impugnada— que Cambre confundió el proyecto de trazado con el proyecto constructivo, los magistrados juzgan que “el contenido del oficio remitido [por Cambre] junto con las alegaciones despeja cualquier duda al respecto”, ya que el escrito anuncia la presentación de la alegación al “Proyecto de trazado y estudio de impacto ambiental de la obra: vía ártabra, trecho AC-221 (polígono de Cambre)-autopista AP-9 autovía A-6, aprobada por el pleno de la Corporación en sesión extraordinaria del día 4 de junio de 2008”. “Aunque estuviera sometido el proyecto de trazado íntegramente a la Ley de Carreteras entonces vigente, el mismo debió ser aprobado por el Consello de la Xunta por la expresa y motivada oposición mantenida por el Concello de Cambre”, sentencia el TSXG. El Concello de Oleiros, parte codemandada, también presentó contestación, en la que invocó un motivo de inadmisión del recurso: la falta de aportación de un informe jurídico previo a su interposición. Los jueces desestiman íntegramente este argumento ya que “no solo se emitió el informe sino que el mismo se validó por el jefe de área de Urbanismo y Régimen Interior, llegando a advertirse que la contraposición de intereses de otros ayuntamientos hacen imposible contar con la asistencia que presta la Diputación”, fallan.

El fallo judicial no entra en los demás motivos en los que Cambre fundamenta su recurso, al considerarlo innecesario por ver suficiente la vulneración del procedimiento para anular la aprobación del trazado. En su escrito, el Ayuntamiento cambrés aduce también la “vulneración del plan sectorial al que han de sujetarse los proyectos sectoriales, habida cuenta de que aquel se remitía a la modificación de planeamiento que apruebe el Concello de Cambre exigiendo que tuviera características de VR-80 entre el polígono y la AP-9 y con características C-80 y accesos controlados entre la AP-9 y la A-6, por lo que entiende que se había delegado en el Concello de Cambre la aprobación del trazado y esta se produjo, por unanimidad, en la sesión de 23 de febrero de 2006, y que para su modificación habrían de seguirse los trámites de la modificación del plan sectorial”. Se refiere el Ayuntamiento a la aprobación por unanimidad para fijar el entronque con la AP-9 en Catro Camiños y no en A Gándara.

Cambre alegó la “afectación medioambiental del espacio fluvial del río Gándara, rego das Folgueiras y el área húmeda de A Gándara, que no se producirían de aceptarse la propuesta del Ayuntamiento”. Además, denunció “la inexistencia de un verdadero estudio ambiental ya que el elaborado en su día tiene carencias importantes en el examen de las alternativas razonables técnica y ambientalmente viables”.

Compartir el artículo

stats