Kiosco

La Opinión de A Coruña

Piensos Sil pide permisos para una fábrica en Teixeiro que unifique la actividad de 3 plantas

La empresa promueve este proyecto tras su alianza con Severiano Agrocomercial y Coreber. Prevé una inversión de más de cinco millones y la producción de 74.480 toneladas al año

Recreación de la planta que promueve Piensos Sil en el polígono de Teixeiro. | // LA OPINIÓN

Piensos Sil tramita los permisos para construir una fábrica en el polígono de Teixeiro con una capacidad máxima de producción de 74.480 toneladas al año. Según detalla el proyecto, a exposición para su evaluación ambiental, esta nueva planta de distribución ocupará la parcela B.7 ubicada en la calle Aranga y se levantará junto a un almacén de piensos para el que ya obtuvo los preceptivos permisos.

La empresa detalla que este proyecto forma parte de las actuaciones que impulsará tras su alianza con Severiano Agrocomercial y Coreber Cooperativa Gallega. Su puesta en marcha, avanza, permitirá el almacenamiento en común del producto terminado de las tres fábricas y llevará aparejado el cese de, al menos, dos de las tres plantas actuales, unificando toda la producción en estas nuevas instalaciones. La empresa sopesa además la posibilidad de emplear una de las antiguas a la fabricación de pienso ecológico.

Piensos Sil da los primeros pasos para la construcción de esta fábrica en el polígono de Teixeiro de la mano de sus nuevos socios tras la venta de sus instalaciones en el parque empresarial de Sabón al grupo Inditex. La empresa detalla que la inversión en este proyecto asciende a cinco millones.

La factoría proyecta esta nueva planta en una parcela de su propiedad de 8.891 metros cuadrados. El almacén, que ya tiene permiso y que se encuentra actualmente en construcción, contará con una superficie de 2.099 metros cuadrados, que se repartirán entre la zona de almacenaje propiamente dicha y un espacio de oficinas, según detalla el proyecto. La nueva planta tendrá 1.336 metros cuadrados y la torre de fabricación dispondrá de una altura de unos 34 metros.

El funcionamiento de esta planta precisará de un consumo de unos 2.000 metros cúbicos de agua al año, concreta el proyecto, que minimiza el impacto ambiental y paisajístico de esta fábrica. La empresa promotora incide en que la factoría se levantará en un enclave ya muy antropizado, por lo que no considera previsible ningún efecto lesivo sobre fauna o vegetación. Destaca que esta nueva planta se basa en un “proyecto sostenible” en el que se emplearán sistemas que reducen las emisiones de CO2. El proyecto recoge la puesta en marcha de medidas correctoras para reducir el impacto de ruidos. En cuanto a malos olores, la promotora de la actuación afirma que “el proceso productivo desarrollado en la instalación no generará emisiones”.

Compartir el artículo

stats