Kiosco

La Opinión de A Coruña

La familia felina crece y desborda a la protectora Xuntos As Mariñas: SOS por Pili y 199 gatos más

Lamenta la falta de colaboración de los concellos en el control de las colonias | “Dicen que lo tienen delegado en Servigal y no es cierto”

Sonia Santiago, en el centro, con dos voluntarias y la gata Pili | // L.O.

La protectora Xuntos As Mariñas arrancó su andadura hace justo tres años, en abril de 2019, y desde entonces ha encontrado hogar para más de doscientos gatos, pero la población no decae, al contrario, crece y ha puesto contra las cuerdas a este pequeña asociación, que lanza un SOS dirigido especialmente a los ayuntamientos, a los que acusa de desentenderse del control de las colonias felinas.

Su presidenta, Sonia Santiago, advierte de que esta falta de control puede llegar a provocar importantes problemas de salubridad. “Controlando a los gatos se controlan muchas cosas, pulgas, ratas... Es un bien para todos”, incide esta animalista, que admite que en ocasiones le entran ganas de tirar la toalla.

Xuntos As Mariñas atiende varias colonias con un total de doscientos felinos y solamente el Concello de Miño ha firmado un convenio para costear las esterilizaciones. La protectora relata que ha llamado a las puertas de Bergondo u Oleiros sin éxito. Y negocia desde hace ya más de un año con el Concello de Sada, que ha mostrado buena disposición pero que todavía busca una fórmula que pase el control de Intervención. “En Oleiros o Bergondo la situación está desmadrada”, afirma

“Los concellos dicen que lo tienen delegado con Servigal, pero eso no es cierto,”, afirma Sonia Santiago. Un extremo que confirma, al menos en parte, esta empresa encargada de la lacería en la comarca, que explica a este diario que el servicio incluye la captura y esterilización de gatos a petición del Consorcio As Mariñas, pero que la entidad no lo han solicitado.

Xuntos As Mariñas cuenta con una veintena de voluntarios y realiza  su labor de control de colonias con las cuotas de socios, lo recaudado en mercadillos, rifas y donaciones.

La camada de Pili, la gata de la derecha, que se hizo viral en una campaña de Xuntos As Mariñas

La camada de Pili, la gata de la derecha, que se hizo viral en una campaña de Xuntos As Mariñas

Hay casos que se les van por completo de las manos. Entre otros, el de Pili, una gata que superó la panleucopenia gracias a la ayuda de este protectora y de particulares conmovidos al conocer su situación a través de las redes sociales, pero que arrastra importantes secuelas y a la que han realizado recientemente un TAC tras sufrir una recaída. “Estos casos se nos van de las manos, van más de mil euros... Nos encantaría poder hacer esto por todos pero no podemos”, apunta la responsable del colectivo, que incide en el alto coste derivado de la realización de test, esterilizaciones, vacunaciones, etc...

Hay gente que adopta un gato por la mañana y por la tarde me dicen que no pueden con él.

decoration

A la falta de implicación municipal se suma la escasa sensibilidad mostrada por algunos adoptantes: “Me los adoptan por la mañana y por las tardes me dicen que no pueden con él. Creen que son mercancía, que los pueden devolver”, lamenta la presidenta de esta protectora, que se ha acostumbrado a que su móvil suene a cualquier hora: “A veces me llaman de madrugada para decirme que han visto un perro abandonado. Otros para decirme que les ha parido la gata y que vaya a por las crías”, cuenta esta bergondesa: “Algunos han llegado a decirme: ‘como no vengas a por ellos tú sabrás, a ver que hacemos’ o ‘mira que te los tiro a las colonias’”, relata.

“A veces estoy saturada, me dan ganas de cerrar el chiringuito. Lo hago por los animales, porque de las personas estoy algo escaldada”, confiesa risueña Sonia Santiago.

Compartir el artículo

stats