Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Luz verde sin exposición pública al vial paralelo a la unión de AP-9 y tercera ronda

El Ministerio descarta que la carretera de servicio tenga efectos ambientales significativos distintos de los previstos por el vial 18 y ve innecesario un nuevo trámite de consultas

Trazado el camino de servicio. El vial para la mejora de la conexión local (en el plano, en blanco) discurrirá en paralelo al vial 18, que unirá la tercera ronda con la AP-9 (en la imagen, la alternativa escogida para el proyecto). El camino de servicio parte de calle Laxe, se cruza con el vial 18 y, tras discurrir adosado a la infraestructura principal, conecta en una rotonda en calle Xeca. El vial 18 se correspondería por sus características con “una autovía” y el vial paralelo, con una “carretera convencional”, señala el proyecto.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana da luz verde al “camino de servicio” paralelo a la conexión proyectada entre la autopista AP-9 y la tercera ronda (AC-14), el vial 18, y dicta innecesario someter esta carretera a exposición pública. En un informe al que ha tenido acceso este diario, el departamento analiza la conveniencia de aplicar la ley que dispone que se abra un nuevo trámite de consultas a raíz de la inclusión del vial adosado y, tras analizar el impacto que supondría, resuelve que no se prevé que produzca “efectos ambientales significativos distintos de los previstos originalmente”, por lo que descarta realizar un nuevo trámite de exposición pública.

“Se ha verificado que dos proyectos de la misma naturaleza y tipología (infraestructura viaria) que se desarrollan en un mismo ámbito territorial carecen de capacidad para generar impactos diferentes, por lo que no se da ninguna circunstancia que apoye la aplicación del artículo 38.2 de la Ley 21/2013 de evaluación ambiental”, concluye el informe, fechado en junio de 2021. La carretera adosada al vial 18 conectará la rotonda de la calle Xeca, al este de la AP-9, con la calle Laxe, al oeste de la autopista. Tendrá un trazado de 1,8 kilómetros de longitud, recoge el documento.

El “camino de servicio para conexión local” pretende “complementar al trazado de la alternativa propuesta en el sentido de mejorar la conectividad este-oeste a nivel del término municipal de Culleredo entre ambos lados de la AP-9”, plasma el informe. El Ayuntamiento había reclamado, en sus alegaciones al proyecto del vial 18, que se incluyera una carretera que diera servicio a los vecinos de la zona al mejorar la conectividad entre núcleos próximos como Vilaboa, Monte Alfeirán, A Zapateira y A Xeca.

Tras publicar este diario el principio de acuerdo alcanzado entre el Ministerio y el Concello para incluir el vial de servicio, vecinos afectados por la infraestructura temieron que la inclusión de una segunda carretera fuese a incrementar los daños al territorio y la afección al patrimonio de los residentes al punto de convertir el entorno en “tierra, carretera, desmontes y muros”. Calificaron de “aberración” añadir una segunda vía al proyecto, aunque el Concello insistió en que se trataba del vial para conexión de los residentes en la zona que ya había reclamado.

El Ministerio consideró viable la vía paralela a falta de “un estudio más detallado”. Los estudios preliminares que manejaba la Demarcación de Carreteras apuntaban a la viabilidad del enlace.

El delegado del Gobierno central, José Miñones, aseguró el pasado agosto, tras mantener un encuentro con el alcalde cullerdense, José Ramón Rioboo, que las peticiones del Ejecutivo municipal habían “estado en consideración” por parte de la Demarcación de Carreteras “para tenerlas previstas en ese modificado del proyecto necesario”.

El proyecto acumula años sucesivos tropiezos. Tras tener que reiniciarse la tramitación por errores en el procedimiento, el pasado diciembre se aguardaban tres informes para proceder a la evaluación ambiental.

Compartir el artículo

stats