Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Culleredo aprueba el plan especial para una residencia en Rumbo tras una sentencia

Los promotores acudieron a los tribunales tras la negativa del Concello en 2019 a darles autorización y el juzgado les dio la razón | En la zona ya existe una vivienda comunitaria

Vista aérea del ámbito a ordenar en suelo rústico en Rumbo. | // L.O.

La Junta de Gobierno Local de Culleredo ha otorgado la aprobación inicial al Plan Especial de Infraestructuras e Dotacións en suelo rústico presentado por unos particulares para desarrollar un uso sanitario asistencial y de turismo en el lugar de Rumbo, en la parroquia de Ledoño.

El Concello da ahora luz verde a este plan especial en suelo rústico después de que en 2019 le negase la autorización para esta construcción por no ver justificado el proyecto en este tipo de suelo. Los promotores acudieron a los tribunales al presentar un recurso Contencioso-administrativo, y la justicia les dio la razón en una sentencia.

El Ayuntamiento rechazó este plan especial por silencio administrativo (no les contestó) y los empresarios consideraron que ese silencio era positivo, por lo que acudieron a los tribunales. El Gobierno local consideraba que el silencio administrativo era negativo.

En el pleito la sala judicial les dio la razón a los particulares, el silencio era positivo y además aunque el Ejecutivo indicó que debía subsanar varias deficiencias en su proyecto, éstas son subsanables a lo largo de la tramitación. Por esta razón ahora la Junta de Gobierno Local ha aprobado el plan especial, aunque aún quedan trámites para llevar finalmente a cabo este proyecto.

La actuación está prevista en una superficie de 21 parcelas que suman 52.089 metros cuadrados. En estos terrenos existen dos edificaciones, una de ellas la vivienda comunitaria Valle Rumbo, habilitada como residencia de mayores, y cuadras de caballos.

El proyecto lo presentaron en 2018 los promotores, los dueños de la vivienda comunitaria Valle Rumbo y de la clínica de fisioterapia, después de que el progenitor de uno de ellos intentase desde mediados de los años noventa firmar un convenio urbanístico para desarrollar su propiedad para uso dotacional privado, y llegó a tramitar un geriátrico, pero la entonces Comisión Provincial de Urbanismo no dio autorización.

Este plan especial preveía ejecutar las infraestructuras necesarias para albergar varios usos dotaciones privados, el sanitario-asistencial (21.640 metros cuadrados) y el dotacional múltiple (29.687 metros cuadrados en la mitad sur), cediendo una franja de terreno para ampliar la carretera provincial.

La Xunta en su día le dio luz verde en el trámite ambiental aunque indicó que, entre otras cosas, debía precisar si este plan era para ordenar lo ya construido o para ejecutar nuevas construcciones en este ámbito.

Compartir el artículo

stats