Kiosco

La Opinión de A Coruña

Una promotora proyecta edificar en un área de Vilaboa que el PXOM en trámite prevé pública

Una filial del Santander tramita un plan para levantar tres bloques junto a Villa Celina | El alcalde animó a la empresa avanzar “sin esperar al plan general”, paralizado desde 2018

Recreación del desarrollo previsto en Villa Celina, en Vilaboa. LA OPINIÓN

“Configurar un conjunto natural y patrimonial único en el área urbana”. Ese es el objetivo previsto en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Culleredo que se encuentra en tramitaciónparalizado desde 2018— para el área en la que se incluye Villa Celina. El futuro de las unidades de actuación UA-58 y UA-59, sin embargo, apunta a la entrada de intereses privados. La inmobiliaria Aliseda, filial del Banco Santander y una de las empresas que absorbieron activos de la Sareb, tramita un Plan Especial de Reforma Interior (PERI) para desarrollar los dos ámbitos —sin ejecutar en la actualidad y con una importante arboleda—, en los que prevé la construcción de tres edificios que tendrían capacidad para unas cien viviendas, aunque uno de ellos podría optar por el uso hotelero, señaló ayer el alcalde de Culleredo. José Ramón Rioboo defendió que la propuesta logrará que la zona quede “excepcional” y aseguró que trabajó durante “meses” con la empresa en este proyecto.

El plan general en tramitación, que por ahora solo ha llegado a aprobarse de forma inicial y que lleva cuatro años sin avances, a raíz de “discrepancias importantes” entre los técnicos municipales y la empresa redactora, preveía destinar toda la finca de Villa Celina a sistema general de zonas verdes y espacios libres públicos. La única construcción prevista en el nuevo documento urbanístico era el conjunto del pazo ya existente. Y se preveía la cesión al Ayuntamiento de la totalidad de la finca a través del desarrollo de un área de reparto, en la que el aprovechamiento para los propietarios particulares de suelo —parte es del Concello— se situaría en otro punto, más alejado del pazo y fuera de la finca. El plan de Aliseda se guía por el plan aún vigente y proyecta que las “torres” —como las calificó Rioboo—, de uso lucrativo, sean las que ocupen una mayor superficie: 2.488,81 metros cuadrados.

La zona verde pública quedará reducida a 2.503,25 metros cuadrados y la zona verde privada ocupará 1.865,63 metros cuadrados, del total de 12.141,53 metros cuadrados del ámbito de actuación. El conjunto de construcciones del pazo, que se destinará a equipamiento sociocultural, tiene una superficie de 495,65 metros cuadrados y a equipamiento sociocultural libre se destinan 741,54 metros cuadrados. En la esquina de la finca más alejada de Villa Celina se prevé un aparcamiento de 808,98 metros cuadrados.

El alcalde cullerdense considera que la tramitación del desarrollo es “una muy buena noticia para el urbanismo de Culleredo”. “Nos ha gustado mucho el proyecto que en su día trajo Aliseda, los hemos animado a que lo desarrollen ya sin necesidad de esperar al plan general”, aseguró ayer Rioboo en una entrevista en Radio Coruña, en la que eludió concretar las previsiones para esos ámbitos que recoge el PXOM paralizado. El plan de la promotora se ampara en el anterior planeamiento cullerdense, aprobado en 1987, que califica el ámbito de Villa Celina como suelo urbano y prevé los usos ahora proyectados. El alcalde sostiene que el desarrollo “un equilibrio entre lo que se va a construir y lo existente”.

Compartir el artículo

stats