Kiosco

La Opinión de A Coruña

A subasta por cinco millones una urbanización de 42 viviendas de Sada que no llegó a ejecutarse

El juzgado saca a puja esta promoción con licencia anulada por la Justicia tras la denuncia de la Xunta y el BNG en 2005 | El procedimiento fue iniciado por la Sareb, que reclama 1,6 millones

La parcela del Tarabelo con el cartel de la urbanización | // LA OPINIÓN

El Juzgado de Instrucción número 3 de Betanzos ha sacado a subasta una urbanización de 42 viviendas en Sada, en la zona del Tarabelo. Este complejo residencial sale a puja por 5,6 millones y hay un dato que deberán tener muy en cuenta los posibles postores: los dos bloques no llegaron a construirse y su licencia fue anulada por la Justicia.

Esta inusual subasta forma parte del procedimiento de ejecución hipotecaria iniciado a instancias de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), popularmente conocido como el banco malo, que reclama a la promotora, Promociones Urbanísticas Osedo, 1.651.299 euros.

Los terrenos forman parte actualmente de la bolsa de suelo urbanizable del sector terciario del Tarabelo, todavía pendiente de desarrollar.

El edicto que acompaña a la subasta detalla el número de viviendas y garajes, dado que, a pesar de que la urbanización, proyectada en una parcela frente a la gasolinera del Tarabelo, no llegó a ejecutarse, sí se aprobó la división horizontal, un paso imprescindible para la venta de los inmuebles sobre plano. Varios particulares llegaron a pagar las entradas y no recuperaron el dinero.

Esta urbanización inexistente, formada por dos edificios con un total de 42 viviendas,fue una de las autorizadas por el Gobierno presidido por Ramón Rodríguez Ares entre 2004 y 2005. La proliferación en esos años de permisos para construir edificaciones plurifamiliares en núcleo rural fue uno de los motivos que llevó a la Xunta a suspender la normativa urbanística de Sada.

El Concello le concedió permiso para construir 42 viviendas en Tarabelo el 27 de mayo de 2005 (solo 15 después de que se cursase la solicitud) y no ordenó la paralización cautelar de las obras a pesar de que en 2005 el Gobierno gallego emitió un requerimiento para que se revisasen los permisos.

La inmobiliaria continuó con los trabajos hasta que en enero de 2006 el juzgado de lo contencioso acordó su suspensión cautelar y, posteriormente, estimó el recurso de la Xunta y el BNG de Sada y anuló el permiso. Una resolución que fue ratificada en 2012 por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Cuando el juzgado dictó la orden de suspensión cautelar, la promotora ya había ejecutado la cimentación y construido la estructura del sótano del edificio.

La promotora, Promociones Urbanísticas Osedo, reclamó sin éxito por la vía administrativa una indemnización de 930.000 euros por los perjuicios que le había ocasionado la impugnación: 438.000 euros por la adquisición del solar; 245.000 euros por los trabajos de cimentación y estructura; 61.000, en concepto de excavación; 82.000 por el proyecto arquitectónico; 21.400 euros por los gastos del aparejador; 78.000 por la licencia municipal y 3.500 euros por el estudio geotécnico.

El juzgado le reconoció finalmente el derecho a recibir como compensación de 113.088 euros.

La subasta de esta urbanización fantasma finalizará el día 23 de este mes. De momento no se han presentado ofertas.

Compartir el artículo

stats