Kiosco

La Opinión de A Coruña

Una tubería y tierra arcillosa obligan a elevar dos metros la rotonda de A Chasqueira

La excavación en este cruce en Nós descubre estos problemas, que hacen necesario modificar la rasante, instalar una base de relleno de piedra y hormigonar las cunetas

Obras de ejecución de la rotonda en el cruce de A Chasqueira en Nós. | // I.R.

Las obras de ejecución de la rotonda en el cruce de A Chasqueira, donde se cruzan las avenidas Salvador Allende y Espoz y Mina en la parroquia de Nós, han puesto al descubierto unos problemas de construcción que han obligado a modificar el proyecto inicial de la Diputación, aunque según confirmó el organismo provincial, sin que afecten al presupuesto y con el visto bueno de la empresa adjudicataria, Excavaciones y Obras Candal. Uno de los problemas que se encontró la empresa que realiza los trabajos es que por esta zona de la carretera pasa el colector de suministro de agua a los concellos de Sada y Bergondo desde la planta de A Telva (Cambre). La obra prevé la realización de una rotonda de 36 metros de diámetro.

Esta tubería discurre a lo largo de la carretera autonómica AC-221 a poca profundidad, menos de un metro, lo que obligó a modificar la rasante prevista de esta glorieta y elevarla dos metros más para no afectar al colector. La otra alternativa, instalar un nuevo tramo de tubería, se descartó por resultar más caro.

Esta modificación hace que la carretera provincial en dirección a Pravio (Cambre) sea más vertical pero se considera que no influirá en la seguridad por la escasa velocidad de los vehículos en este entorno. El cambio también supondrá una disminución del volumen de tierras a excavar y transportar.

Junto a este problema del colector de agua los obreros se encontraron con otra situación no prevista antes de las obras: en esta zona la tierra del fondo es totalmente arcillosa y existen muchos manantiales de agua procedentes de la escorrentía de pluviales, lo que ha obligado también a ejecutar “drenes” que eliminen el agua durante las obras y también evitará que se acumule y termine dañando el asfalto.

La presencia de este terreno arcilloso también hace necesario sustituir el material del suelo, al no ser adecuado para asentar la glorieta, y se ejecutará un relleno tipo pedraplén procedente de cantera, que evitará que suba el agua infiltrada hacia la parte de arriba, hacia el asfalto.

Para reducir la infiltración de aguas pluviales hacia las capas inferiores del terreno también será necesario ejecutar un revestimiento con hormigón en las cunetas que en el proyecto inicial se preveía hacer de tierra. También se llevará a cabo una mejora en las características de la tubería de abastecimiento municipal afectada, pasando de seis a 16 atmósferas de presión a soportar, según indicó la empresa concesionaria del servicio.

Compartir el artículo

stats