Kiosco

La Opinión de A Coruña

Un 'Betancímetro' para que los escolares descubran el casco histórico

El ilustrador Xosé Tomás diseña un cuaderno de fichas para que los escolares conozcan la zona monumental || El Concello presenta el juego al alumnado de Primaria

Cuaderno con las fichas elaboradas por Xosé Tomás. | // LA OPINIÓN

¿Qué calle tiene la pendiente más pronunciada del casco histórico de Betanzos? ¿Qué emblemático establecimiento saludaba al cliente con la cabeza de un caballo? ¿Qué familia hizo del jabalí su enseña? . Son algunas de las incógnitas que deberán despejar los escolares betanceiros a través de una serie de juegos que ha puesto en marcha el Concello con la colaboración del ilustrador Xosé Tomás, que ha elaborado un cuaderno con fichas ilustradas para que los pequeños aprendan a querer el principal tesoro de la ciudad: su patrimonio.

La alcaldesa, el concejal de Educación y Xosé Tomás (en la pantalla), en la presentación en el Vales. | // L.O.

La alcaldesa, María Barral, presentó este juego educativo al alumnado de segundo, tercero y cuarto de Primaria del colegio Nuestra Señora del Carmen Atocha y al de quinto del Vales Villamarín. El primero de los retos, Laberinto, invita los escolares a perderse por las callejuelas del casco histórico a través de cuatro rutas: de la iglesia de Santiago a la Porta do Cristo, del templo de San Francisco a Porta da Vila, de Ponte Nova a Ponte Vella y de la Casa Núñez y la iglesia de Santa María.

El juego del Betancímetro obligará a los pequeños a poner a prueba sus conocimientos matemáticos (y su resistencia) para dar con la calle más empinada de Castro da Untia. Y son muchas las candidatas. Los escolares deberán averiguar el ángulo de las pendientes y deberán medir también diferentes partes de las iglesias para conocer la superficie de la nave principal de San Francisco o del muro que rodea el templo de Santa María.

En este particular reto brigantino no podía faltar una caza del tesoro y Xosé Tomás invita a los niños a ejercer de investigadores y dar con esas peculiaridades que pasan habitualmente desapercibidas, incluso a los nativos. El alumnado deberá localizar diez elementos característicos de la zona monumental: un caballo emblemático entre las ferreterías, un reloj, una casa en una plaza “con nombre de mercado árabe”, un edificio, el menos conocido de los hermanos García Naveira, que fue casa del pueblo o un jabalí símbolo de una familia noble, entre otros.

En este particular paseo lúdico por el corazón de la ciudad brigantina los escolares podrán aportar también su creatividad: colorear Casa Núñez o dotar de una nueva mitad a elementos tan emblemáticos de Betanzos como la Diana Cazadora, la iglesia de Santa María o el pórtico del templo de Santiago. También deberán poner a prueba su capacidad de observación para descubrir a los intrusos que el ilustrador betanceiro ha introducido en las reproducciones de los pazos de Lanzós y Bendaña.

Un paseo por el Medievo pondrá fin a este particular juego. Se trata de un recorrido salpicado de pistas por la iglesia de Santiago, los arcos de las puertas medievales, el sepulcro de Fernán Pérez de Andrade o el calendario agrícola de Santa María.

Compartir el artículo

stats