El nombramiento del nuevo secretario general y portavoz del PSOE de Cambre, Diego Alcantarilla Rei, ha desatado críticas en su propio partido por haberse realizado a través de un proceso “viciado”, según el anterior responsable de ambos cargos, Miguel Ángel Gutiérrez, en el que no se votó al no haber otra candidatura ya que, según militantes de la agrupación socialista cambresa, otro equipo se echó atrás al faltar en la asamblea afiliados que no habían sido convocados porque solo se citó por correo electrónico. Alcantarilla defiende que la convocatoria la realiza la dirección provincial del partido y que solo dos personas no recibieron notificación para asistir a la asamblea, a la que acudieron 34 personas de 62, según el nuevo responsable, y una veintena según afiliados descontentos.

El exportavoz asegura que tuvo conocimiento del nombramiento de su sucesor en este cargo a través del correo electrónico enviado desde el Ayuntamiento en el que se daba cuenta de la notificación presentada por registro por el PSOE en el Concello y, además, por la noticia publicada por este diario, primera difusión pública de su elección como secretario, pese a haberse aprobado en marzo. Gutiérrez ha solicitado a la actual ejecutiva el acuerdo por el cual fue adoptada. Se muestra sorprendido por que la “primera decisión” de la nueva ejecutiva sea el cambio de portavoz, “antes incluso de haber explicitado cuál es su proyecto político a la militancia”. Denuncia que desde su renuncia a la secretaría general “y en ausencia de una gestora”, se ha producido “una inflación del censo de la agrupación mediante la realización de nuevas altas de militantes estrechamente relacionados con el actual secretario general”, de modo que la agrupación se ha convertido en “un compendio de clanes familiares” y el proceso de elección ha estado “totalmente viciado”.

Militantes sostienen que Alcantarilla no presentó programa. Aseguran que, contra lo que afirmó, no habló con las “diferentes sensibilidades”.