Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los promotores reactivan la urbanización de A Longueira y presentan un nuevo proyecto

El Concello recaba informes para resolver la nueva propuesta, que prevé unas 400 viviendas EEl borrador del PXOM, pendiente aún de aprobación inicial, califica los terrenos de rústicos

Ámbito en el que está proyectada la urbanización de A Longueira, en Bergondo. | // LA OPINIÓN 

La comisión gestora de A Longueira ha reactivado esta controvertida urbanización que condiciona desde hace dos décadas el urbanismo bergondés. Los promotores han presentado un nuevo proyecto, con menos viviendas que las previstas inicialmente, de las más de mil que se planteaban a principios del 2000 a algo más que cuatrocientas, según ha podido saber este diario.

El Gobierno local que dirige la socialista Alejandra Pérez se limita a confirmar a este diario que ha recibido el proyecto, que está todavía pendiente de informes, y rechaza avanzar ningún dato sobre la nueva ordenación hasta que haya una resolución al respecto.

La urbanización de A Longueira ya caldeó el pleno que en 2010 tumbó el plan general al considerar la oposición que preveía un exceso de vivienda y sobrevuela la redacción del nuevo documento urbanístico, que el Ejecutivo pretende elevar a aprobación inicial alrededor de noviembre.

El borrador del plan general, presentado a evaluación ambiental en enero de 2018, clasifica los terrenos de A Longueira como rústicos a pesar de que las normas subsidiarias en vigor sí mantienen este sector de suelo urbanizable ubicado al oeste del monasterio de Bergondo (UR R-3). El proyecto de sectorización fue aprobado inicialmente por el Concello en 2004 y disponía de un informe previo de la Secretaría Xeral de Urbanismo para su aprobación definitiva, un motivo por lo que el equipo redactor del PXOM barajó la posibilidad de mantener una bolsa de suelo urbanizable con capacidad para 158 viviendas, aunque finalmente la descartó y optó por calificar todo el ámbito de rústico.

El proyecto urbanístico tuvo una tramitación agitada. En 2013, la Xunta instó a revisar el proyecto al entender que excedía los límites de sostenibilidad que fija la ley de suelo y que vulneraba las directrices del Plan do Litoral. A raíz de ese informe, un portavoz de la comisión gestora avanzó su intención de reformular el plan con una previsión menor de casas, entre 450 y 600. Según ha podido saber este diario, la propuesta actual recoge algo más de cuatrocientas viviendas.

El Concello no avanza plazos para resolver la solicitud y se limita a decir que ha solicitado los informes técnicos preceptivos.

Compartir el artículo

stats