Kiosco

La Opinión de A Coruña

Villa Celina, donde se prevén construir cien pisos, está afectada por tres contornos de protección

El Plan Básico Autonómico refleja que todo el ámbito está afectado por inmuebles que están en el catálogo de Patrimonio Cultural

Entorno de protección de Villa Celina según el Plan Básico Autonómico

El plan urbanístico de Culleredo es tan antiguo, de 1987, que no cuenta con un anexo que incluya los bienes catalogados. Por esta razón se le aplica el Plan Básico Autonómico, que tiene carácter complementario y suple las lagunas del plan. Este Plan Básico, además de plasmar asentamientos de población, refleja todos los elementos del patrimonio que están protegidos en cada municipio y sus respectivos contornos de protección. En Culleredo, en el entorno de Vilaboa, cataloga tres inmuebles que en la práctica suponen que todo el ámbito de Villa Celina donde una promotora prevé construir tres edificios de viviendas, está afectado por el contorno de protección.

Recreación de los edificios que se proyectan dentro de la finca de Villa Celina. | // L.O.

La promotora de la urbanización de la finca de Villa Celina (también llamada pazo de Serrano) no indica en la documentación de su proyecto que tanto la vivienda como la capilla, hoy prácticamente en ruinas, figuran en el listado del catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia. Pero además, en terrenos anexos a esta finca, existe un pazo que también está catalogado, el de Vilaboa. Unos metros más arriba se encuentra el pazo de Conduzo o de Correo mientras que en la parte de abajo también se encuentra catalogada Vila Belso y una casa grande.

Árbol también protegido

El entorno de protección de todos estos elementos del patrimonio artístico dejan todo el ámbito de Villa Celina, sus inmuebles y el gran jardín, con estas afecciones. Quizá por esta razón el Ayuntamiento de Culleredo, en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) que empezó a tramitar (paralizado en 2018 tras su aprobación inicial), planteó convertir toda la finca de Villa Celina en un sistema general de zonas verdes y espacios libres públicos, aprovechando el arbolado de gran porte que existe, entre el que destaca el viejo ginkgo biloba que está también protegido por la Xunta, dentro del catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia, y que sobrevive a pesar de la colonización de otras especies como camelios.

El PXOM de Culleredo aprobado inicialmente preveía la cesión de todo el suelo al Concello, situando el aprovechamiento urbanístico de los propietarios en terrenos fuera de la propiedad.

El actual dueño de los terrenos, la inmobiliaria Aliseda (filial del Banco Santander), ha presentado para su tramitación un proyecto dentro de la finca de Villa Celina que incluye la construcción de tres edificios para un centenar de pisos (aunque no se descarta que uno se destine a uso hotelero), reduciendo la zona verde pública a solo 2.503 metros cuadrados, y dejando otra zona verde privada con 1.865 metros cuadrados. El ámbito tiene en total 12.141 metros cuadrados.

Ante este nuevo planteamiento urbanístico que presentó aliseda, el alcalde, José Ramón Rioboo, defendió esta actuación privada asegurando que la zona quedará “excepcional”.

Compartir el artículo

stats