Kiosco

La Opinión de A Coruña

La promotora del parque eólico Legre defiende que respeta las distancias y minimiza su impacto ambiental

La Xunta somete a información el proyecto y el estudio de impacto ambiental de este parque entre Oza-Cesuras y Mesía que propició la creación de una plataforma de afectados

Reunión de afectados por el parque eólico Legre. | // LA OPINIÓN

Green Capital Power, empresa perteneciente al grupo español Capital Energy, avanza en la tramitación del proyecto del parque Legre, situado entre los municipios de Oza-Cesuras y Mesía y que suscitó la creación de una plataforma de afectados y el rechazo unánime de la Corporación de Oza-Cesuras.

La Consellería de Economía, Industria e Innovación somete a información pública el proyecto, el estudio de impacto ambiental y la solicitud de autorización administrativa. La empresa, que mantiene la previsión de siete aerogeneradores con una potencia unitaria de 6 megavatios y una altura de buje de 115 metros.

Green Capital Power mantiene también la previsión de construir una subestación en el municipio de Oza-Cesuras y destaca que ha modificado el emplazamiento original de esta instalación y de la zona de acopio para “no afectar a los elementos arqueológicos inventariados en la zona”.

Según detalla la promotora en el proyecto, a exposición pública para alegaciones, el trazado de acceso a uno de los aerogeneradores también se modifica para “no afectar al área de cautela de un bien patrimonial”. La compañía subraya que el emplazamiento de los molinos “guarda las distancias mínimas de seguridad a núcleos de población y otros proyectos existentes” y “se encuentra lo más cercano posible al punto de conexión de la red de evacuación”.

El proyecto a exposición pública no recoge el trazado de la línea de evacuación  hasta Mesón do Vento, que se tramitará en un expediente aparte.

La compañía prevé ocupar una superficie de 103.000 metros cuadrados y delimita una poligonal de 3,7 hectáreas. El parque se emplaza en un área de la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo calificada como zona terrestre de transición, en la que, subraya la promotora, se permiten “actividades económicas sostenibles para favorecer el desarrollo económico de las poblaciones locales”.

Las instalaciones ocuparán terrenos calificados como suelo rústico de protección forestal y agropecuaria, suelo no urbanizable común y no urbanizable de protección forestal. Green Capital Power afirma que ninguno de los aerogeneradores se sitúa sobre hábitats naturales protegidos, aunque uno de los molinos se ubica próximo a un enclave natural calificado como prioritario. La empresa minimiza el impacto y argumenta que este hábitat prioritario recogido en los atlas oficiales “ha sido sustituido por repoblaciones forestales” y solo se conserva “residualmente” a orillas de los cursos fluviales.

La empresa prevé invertir en esta actuación 27,5 millones.

El BNG avanzó ya ayer que presentará alegaciones por el impacto.

Compartir el artículo

stats