El Concello de Curtis remitió ayer un oficio a la Dirección de Patrimonio Natural y al Seprona en el que informa de la aparición de “gran cantidad de truchas muertas” en un tramo del río Mandeo, concretamente en el que discurre por la pista que enlaza las aldeas de A Pedreira y Abeleso, en la parroquia de Foxado.

Fueron los vecinos los que alertaron al Concello, que ayer dijo carecer de una estimación del número de ejemplares muertos y desconocer las causas que pudieron provocar este episodio de mortandad.

El Gobierno local solicita la “pronta adopción de las medidas oportunas” por parte de los organismos competentes.