Kiosco

La Opinión de A Coruña

Miño contra la sequía: cierra el grifo de las fuentes y de las duchas de las playas e impone restricciones en el consumo

Prohíbe el uso del agua de la red para baldeos, riegos o llenados de piscinas | Insta a empresas y comercios a “minimizar” el consumo

Playa Grande de Miño, con un cartel informativo en primer término.

El alcalde de Miño, Manuel Vázquez Faraldo, publicó ayer por la tarde un bando municipal para anunciar restricciones en el consumo de agua por la sequía. El Concello, que duplica su población durante el verano, ha ordenado cerrar el suministro en las duchas de las playas y en fuentes públicas.

El Ayuntamiento prohíbe además utilizar el agua de la traída pública para baldear, regar, limpiar fachadas y vehículos o llenar piscinas e insta a las empresas y comercios a “minimizar el consumo de agua”.

El regidor apela en su bando a la “responsabilidad” de los vecinos y visitantes y advierte de que la “prioridad a partir de este momento es usar el agua para los usos estrictamente imprescindibles” ante la previsión de que la sequía se prolongue.

En su bando, Vázquez Faraldo pide a los residentes que adopten medidas de ahorro como sustituir los baños por duchas o arreglar las fugas de agua en grifos y mangueras y avanza que las restricciones en el consumo anunciadas se mantendrán hasta nuevo aviso.

Las restricciones en el uso de la red pública en Miño se producen escasas semanas después de que este Concello suministrase agua al municipio de Paderne para paliar la escasez derivada del sorpresivo vaciado del depósito durante un fin de semana.

A consulta de este diario, el alcalde miñense aclara que no existen problemas de abastecimiento y que adopta estas medidas únicamente por “precaución” ante la previsión de que la sequía se prolongue. El regidor admite de todos modos la necesidad de reforzar la captación del río Lambre para garantizar las necesidades futuras de suministro del municipio y explica que negocia desde hace meses una obra para su ampliación con Augas de Galicia.

La necesidad de reforzar esta captación aparece recogida en un informe emitido por la concesionaria del servicio de abastecimiento, Espina y Delfín, en relación con las necesidades de agua que se derivarán de la construcción de trescientas viviendas en Monte Piñeiro.

En su informe, que hizo público ayer Ligando Miño, la concesionaria recuerda que en la actualidad la captación de agua para abastecimiento procede de una única fuente: el azud del río Lambre, que presenta numerosas filtraciones que resultan especialmente críticas durante el verano. La empresa ve necesario mejorar esta captación e, incluso, proveer fuentes alternativas de suministro y ve preciso además instalar una arteria secundaria para recibir agua desde los depósitos de Perbes.

El anuncio de restricciones en el consumo de agua ha sido acogido con satisfacción por la agrupación Ligando Miño, sin representación en el Ayuntamiento. Su portavoz, Miguel Anxo Abraira considera con todo que el bando “llega tarde” dado que, vaticina, la población tardará un tiempo en asumir varias de estas medidas “debido a las inercias en el comportamiento”.

La agrupación insta además al Gobierno local a aclarar qué actuaciones prevé llevar a cabo para garantizar el suministro de agua con la construcción de la urbanización de Monte Piñeiro.

Compartir el artículo

stats