Kiosco

La Opinión de A Coruña

Oleiros reformará el edificio de Hacienda para reducir su elevado coste energético

El inmueble tiene fugas de calor, filtraciones, humedades, mal aislamiento, ventanas sin rotura de puente térmico, una iluminación muy cara y requiere mucho mantenimiento

A la derecha, edificio de Hacienda en 2016, tras venderlo el Pastor al Concello. | // VÍCTOR ECHAVE

El número 3 de la calle Francisca Herrera es el edificio del dinero del Concello de Oleiros: allí están los servicios administrativos de Recaudación, Gestión Tributaria, Tesorería, Intervención, Fiscalización y Contabilidad. El mejor lugar para darse cuenta del importante ahorro a las arcas municipales que supondría reformar el propio inmueble que presenta importantes pérdidas de calor, por la deficiente carpintería, problemas de condensación y humedades, la imposibilidad de ventilar porque las ventanas son fijas y el elevado coste de la calefacción en invierno. El arreglo de este problema, que el Concello ya tenía previsto en su presupuesto, es más urgente que nunca ahora en el actual contexto de inflación y crisis energética y también de recursos (como el agua). Por eso el Ayuntamiento acaba de licitar por 168.588 euros las obras de mejora de la eficiencia energética de este edificio.

El inmueble, de bajo y cuatro plantas y construido en 1979, fue adquirido en 2016 por el Concello de Oleiros al extinto Banco Pastor por 550.000 euros. El Ejecutivo destacó entonces que el edificio, de mil metros cuadrados, estaba en perfecto estado de conservación para su inmediata utilización. No obstante, al poco de trasladar toda el área económica al local, era visible ya en las ventanas el importante problema de condensación que existía.

El muro cortina de esta construcción también presenta hendiduras, que permitieron que creciese vegetación entre la carpintería y el muro de fábrica. El Concello aprovechará esta obra para renovar todo el sistema de iluminación porque genera un consumo energético “muy elevado”.

Son sobre todo tubos fluorescentes y lámparas dicroicas y apliques, y son de alta potencia por lo que supone tener que contratar una potencia más elevada que la necesaria. Las instalaciones, además, tal y como están, suponen un alto coste de mantenimiento y su rendimiento es insuficiente por su antigüedad.

Ante estos problemas, el contrato que se licita prevé sustituir el muro cortina de la fachada principal por una fachada ventilada en los balcones y por galería con perfilería de aluminio y doble acristalamiento. Se repararán paramentos interiores afectados por fugas y humedades y se sustituirá la carpintería.

La obra incluirá colocar nuevas ventanas de aluminio con ruptura de puente térmico o perfilería de PVC con apertura oscilo-batiente, además de poner luminarias led y sensores de presencia para el encendido y apagado automático.

Compartir el artículo

stats