Kiosco

La Opinión de A Coruña

El ‘monopoly’ de Inditex en Arteixo, paso a paso

La multinacional ha comprado cuatro solares en Sabón para ampliar su sede central | Ha creado una zona de placas de solares, un jardín y construye un edificio

Solar en el que Inditex construye el edificio de Zara. //Casteleiro/Roller Agencia

Inditex tiene en marcha una gran excavación en unos terrenos en el polígono de Sabón, en Arteixo, para construir un nuevo edificio para Zara y a escasos metros acometerá el derribo de un antiguo inmueble sin uso, para el que ya ha obtenido la licencia de obra. Estas actuaciones forman parte del plan de la multinacional para aumentar el tamaño de su sede central, que poco a poco se ha transformado en un complejo que destaca especialmente sobre el resto del parque industrial.

Para poder ejecutar esta iniciativa, la empresa ha comprado y acondicionado (o lo va a hacer en los próximos meses) cuatro solares industriales durante los últimos ocho años. De este modo, ya se ha convertido en propietaria de casi todas las parcelas que se sitúan en la misma manzana que la de su cuartel general. Solo hay dos que todavía no son suyos: el de Piensos del Sil, para el que tiene un acuerdo para su adquisición, y el de Pescanova.

Emesa, para energía renovable. La firma fundada por Amancio Ortega adquirió en 2014 la parcela de Emesa, una factoría de derivados de acero. Tardó un tiempo en darle uso. En 2019, obtuvo la licencia de obra para construir un aparcamiento en superficie, pero con una peculiaridad: la cubierta fue ideada para albergar placas fotovoltaicas destinadas a la producción de electricidad para el funcionamiento del complejo. Son 10.000 metros cuadrados con estos elementos destinados a la obtención de energía limpia. A escasos metros de esta instalación, se ubica una pequeña zona boscosa que es bastante visible desde fuera del complejo. Fue creada al mismo tiempo que el estacionamiento con placas solares.

Gabesa, el jardín de Inditex. Otro terreno que pasó a ser propiedad de Inditex en 2020 fue el de Gallega de Bebidas (Gabesa), firma que se dedicaba, entre otros productos, a la fabricación de vinagres. Al año siguiente obtuvo la autorización municipal para realizar la demolición de la nave más antigua que quedaba en activo en el parque empresarial de Sabón. Una vez terminadas estas obras, la empresa convirtió esta parcela en una amplia zona verde. La superficie de este jardín supera los 30.000 metros cuadrados y cuenta con más de 300 árboles, que están colocados perfectamente alineados en grandes hileras.

Una de las parcelas industriales situadas en Sabón que Inditex ha convertido en un jardín. La Opinion

Facet Filtration, para el nuevo edificio de Zara. Otra operación que se cerró en 2020 fue la adquisición de la parcela de Facet Filtration, una empresa dedicada a fabricar filtros. En esta superficie, Inditex desarrolla la construcción de un edificio de cinco alturas al que destinará un presupuesto de más de 200 millones de euros y en el que se concentrarán los equipos de diseño y comerciales de Zara, tanto de su rama de ropa para hombre, mujer y niños. Esta actuación se desarrolla aprovechando también otro solar que ya poseía en su sede.

El edificio se basa en un diseño ordenado de espacios de trabajo flexibles con capacidad de adaptarse a múltiples configuraciones y que está ideado para optimizar sus consumos energéticos y alcanzar la autosuficiencia energética gracias a la aportación de tres aerogeneradores que se situarán en el puerto exterior de Langosteira.

Ministerio de Transportes, de público a privado. La multinacional textil adquirió en 2021 un solar de 24.720 metros cuadrados que era propiedad del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El montante de la operación ascendió a un total de 7.120.000 euros, cantidad que tuvo abonar a Hacienda, organismo que se encargó de realizar la subasta pública, a la que no concurrió ninguna otra empresa.

Recientemente el Concello de Arteixo le otorgó la licencia de obra para poder derribar el inmueble que se sitúa en este terreno. Ahora los trabajos ya tienen vía libre y así la empresa podrá eliminar esta construcción, lo que le permitirá poner en marcha futuros desarrollos. El inmueble que hay en este solar, además de ser usado por el Ministerio de Transportes, también acogió la Escuela de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de la Universidade da Coruña en sus dos primeros cursos tras iniciar su actividad, entre 1991 y 1993.

Compartir el artículo

stats