Por primera vez en 55 años, el lanzamiento del Globo de Betanzos coincidirá el mismo día que la jira de Os Caneiros. El aplazamiento de la suelta del aerostato de papel debido a la lluvia, la humedad y las fuertes rachas de viento ha obligado al Concello brigantino a solicitar a la Subdelegación del Gobierno más efectivos para reforzar hoy el dispositivo de seguridad.

El Ayuntamiento avanza que habrá refuerzos de Policía Local y Protección Civil de Betanzos y Guardia Civil y que participarán en el operativo voluntarios de otras agrupaciones de la comarca.

El cambio de fecha del globo ha obligado al Concello a realizar cambios en el programa festivo. El Ayuntamiento ha suspendido los fuegos artificiales tras Os Caneiros para celebrar el lanzamiento del aerostato. El espectáculo pirotécnico se celebrará a continuación en la plaza Irmáns García Naveira.

Todo apunta que la jornada de hoy será histórica. A las ganas de globo tras dos años sin vuelo por la pandemia se suma ahora este más que inusual aplazamiento del aerostato que hará coincidir la suelta de con la vuelta de la romería de Os Caneiros, en la que participan millares de personas y que deja todos los años escenas de desenfreno etílico entre los jóvenes que abarrotan el campo.

La última vez que coincidieron ambas celebraciones fue en 1967. Lo recordaba hoy en redes la concejala Mónica Carneiro. Y tiene un motivo de peso para saberlo. Esta edil nació precisamente el 18 de junio de 1967: “Ese día mi madre fue a los Caneiros embarazada de nueve meses y luego fue a ver el globo. Cuando llegó a casa se puso de parto y ya veis, aquí estoy yo 55 años después”.

La coincidencia de Os Caneiros y el Globo ha generado cierta polémica en Betanzos. La fecha no se escogió al azar, así lo dejó estipulado el fundador de esta tradición, Claudino Pita. El alma máter del globo estableció que, en caso de que la meteorología desaconsejase el lanzamiento, el vuelo se pospondría 48 horas para probar un segundo intento el día 18. Y si el tiempo tampoco acompañaba, se aplazaría hasta el 25. De fracasar este tercer intento, “no podría lanzarse en ninguna otra fecha y tendría que ser destruido para que no pueda ser copiado, expuesto o reutilizado por nadie”.

La voluntad de Claudino se respetará, aunque con ciertas dudas, incluso entre sus propios descendientes . El más explícito fue Francisco Pita Buyo, que a preguntas de una periodista, abogó abiertamente por no echarlo ese día por el ambiente que podría reinar en la plaza tras la celebración de la romería de Os Caneiros: “Si hay 50.000 personas, 49.000 son borrachos”, apuntó con ironía.

Aunque con menos contundencia y dejando claro su respeto por la decisión adoptada por “los que saben”, la portavoz del PP, Cecilia Vázquez, sostuvo que “sería ideal poder separar Os Caneiros del lanzamiento del Globo”. “Don Claudino Pita Pandelo nunca se imaginaría Os Caneiros actuales”, advirtió.

La decisión está tomada. El globo está listo para el vuelo. Y los betanceiros, con un ojo en el cielo y otro en Os Caneiros, cruzan los cielos y se encomiendan a San Roque.

Otros vuelos accidentados del globo a lo largo de su historia

El globo de Betanzos surcó los cielos por primera vez en mayo de 1814, aunque esta tradición no se institucionalizó hasta casi treinta años después, en 1841. En 1875, el artesano betanceiro Claudino Pita Pandelo diseñó el modelo de papel tal y como se conoce actualmente y que lanza su familia desde entonces todos los años. Desde entonces, el aerostato de papel más grande del mundo solo faltó a su cita con San Roque en contadas ocasiones. El primer paréntesis se produjo como consecuencia de la Guerra Civil, que frustró el lanzamiento entre los años 1936 y 1939. El siguiente parón fue consecuencia de la pandemia de la COVID-19, que dejó a los betanceiros sin vuelo durante los años 2020 y 2021.

Los incidentes han sido muy contados a lo largo de su historia. El primer vuelo fallido se registró en 1964, al engancharse el aerostato con la torre del campanario de la iglesia de Santo Domingo. Tuvieron que pasar 54 años para que se produjese un percance similar. Fue en 2018, cuando el viento racheado rasgó el globo, que se rompió en pedazos para repartirlo como recuerdo entre los afligidos asistentes. Ese incidente, todavía muy reciente en la memoria de los brigantinos, y la irrupción poco después de la emergencia sanitaria de la COVID-19 hace que esta suelta del globo sea esperada de un modo muy especial. El aerostato ya está listo. Y será el primero que emprenda el vuelo al amparo de la Fundación Globo de Betanzos creada por el Concello y la familia Pita para, dicen, blindar esta tradición.