Kiosco

La Opinión de A Coruña

Misterio sin resolver en Oleiros: Asesinato y archivo de Manuel Sesar

De 68 años, apareció con un disparo y se le atribuyeron varios atracos

El cadáver apareció en febrero de 2011 cerca de las fervenzas de Parafita en Valga. | // L.O.

La Guardia Civil en febrero de 2011 dio a conocer a los medios de comunicación la imagen de un hombre de 68 años vecino de Oleiros, Manuel Sesar, porque su familia había denunciado su desaparición dos días después de que llamase diciendo que no iba a comer a casa. Casi un mes después, unos cazadores encontraron en un monte de Parafita, cerca de las fervenzas de Valga (Pontevedra), un cadáver en estado de descomposición. Al analizar las huellas dactilares la Guardia Civil comprobó que era Manuel Sesar. Tenía un disparo en el pecho. Llevaba su cadena de oro al cuello pero le faltaba la cartera y el reloj. A Sesar la Guardia Civil le atribuyó el atraco al Banco Pastor de Curtis un mes antes y a una joyería de Melide el mismo día que desapareció, entre otros.

La investigación por la muerte de Sesar, natural de Melide aunque residente desde niño en Oleiros, se archivó en 2012, hace ahora una década, sin que se arrestase nunca al culpable. El caso se archivó en 2012 pero se dejó abierta la posibilidad a reabrirlo si se hallaban nuevas pruebas. Fuentes judiciales confirmaron que en 2019 se recibieron “unas piezas de convicción”, que es como se indica cuando aparecen objetos relacionados con un delito que permiten obtener más datos sobre las circunstancias de lo sucedido. Pero después de este nuevo hallazgo no se produjo ningún otro movimiento en el expediente del caso, extremo confirmado también desde los juzgados de Caldas de Reis.

La investigación de la Guardia Civil llevó a la localización de un hombre con un amplio historial delictivo, al que se le atribuyó el atraco al Banco Pastor de Curtis acompañado de Manuel Sesar, de donde se llevaron diez mil euros, además del atraco a la joyería de Melide. Sesar había desaparecido en su coche Opel Vectra de color gris, y este turismo fue localizado por los agentes días después estacionado cerca de la estación de León. Dentro del coche, en el asiento del conductor, hallaron ADN del acusado de la muerte de Sesar y de ser su compañero en al menos aquellos dos atracos.

Este hombre fue detenido por la Ertzaintza en Irún cuando se dirigía a Francia con un kilo de cocaína, por lo que estaba en prisión provisional cuando fue trasladado al juzgado de Caldas para declarar por la muerte de Manuel Sesar. Negó estar relacionado con el crimen aunque admitió que los dos habían cometido el atraco de Curtis. Negó tener que ver con el atraco de Melide ni con la muerte de Manuel Sesar.

El Juzgado de Instrucción Número Dos de Caldas, finalmente, archivó las diligencias contra este único imputado por la muerte del oleirense porque, según confirmaron fuentes judiciales, se estableció que no existían “suficientes indicios” de la participación en los hechos del hombre detenido. No se halló el arma que mató a Manuel Sesar. Estaba separado, tenía una pareja y seis hijos. Su caso sigue sin resolver.

Compartir el artículo

stats