Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Marino de Mera, a punto de ser centenario, estrena campo tras 12 años de espera y 6 millones

El campo A Marola también lo usará el Xuventude de Dorneda mientras no tiene el suyo

8

Inauguración del campo de fútbol del Marino de Mera en Oleiros Carlos Pardellas

A pocos meses de convertirse en centenario, el Marino de Mera, fundado en 1924 como Sporting Mera, ya tiene un campo de fútbol nuevo, una vieja demanda después de más de setenta años de uso del viejo recinto de tierra de O Xabrón. Ayer se inauguró este complejo deportivo, con asistencia de decenas de vecinos y representantes de entidades, con unos partidos amistosos entre equipos benjamines de varios equipos y el descubrimiento de una placa con el nombre del nuevo campo: A Marola. Con esta denominación se prevé acabar con el debate de los últimos días entre los que querían que se llamase campo de Mera, campo del Marino o Campo de Dexo.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, subrayó que el de ayer fue un “día grande” por hacerse realidad una gestión de “doce años” para lograr los terrenos y construir lo que considera un estadio, por sus dimensiones, graderíos, vestuarios y aparcamiento.

Seoane señaló que entre terreno, relleno y construcción, la inversión superó los seis millones de euros. Agradeció la ayuda de las familias propietarias que cedieron anticipadamente los terrenos a cambio de solares, muchos aún pendientes de recibir.

El uso prioritario del campo será para el Marino pero también para el Xuventude de Dorneda, mientras no tiene su propio recinto de juego. El regidor apuntó que pronto habría novedades sobre esto: está previsto hacer su campo frente de la urbanización de Xaz. Seoane agradeció también el trabajo de los clubes y de las madres y padres.

“Este año nos desbordó la llegada de niños”

“Claro que es un día feliz. Son muchos años de espera y muchos en el campo de O Xabrón, al que le tenemos mucho cariño. Hemos estado despidiéndonos de él toda la semana y aún haremos otro partido más para despedirlo. Cuando yo nací ya estaba el campo, así que tiene 75 años mínimo”, explicó ayer el presidente del Marino, Eligio Nogueiras. Este año el club se ha visto “desbordado” de niños y niñas que querían entrar en el club. “Hay mucho vecino nuevo, y los que van a venir, con todas las viviendas que se van a construir”, resaltó Nogueiras, que apuntó además que ya este próximo martes prevén estrenar el campo de juego, de césped artificial, con un entrenamiento. El campo, en la rúa Fonte Cuba, es de 101x60 metros. Tiene una grada cubierta, aparcamiento, vestuarios para cuatro equipos, botiquín, almacenes, sala de instalaciones, aseos. Está previsto que cuente con un bedel.

“Un vivero para el mejor fútbol, el de verdad”

“El Marino y el Xuventude tienen aquí su nuevo hogar. Ojalá este campo sea un vivero para cultivar el mejor fútbol, el fútbol auténtico, no el de la tele, el de los clubes modestos”, destacó el concejal de Comunicación, Pablo Cibeira, que intervino en la inauguración.

Compartir el artículo

stats