Kiosco

La Opinión de A Coruña

Principio del fin de uno de los últimos puntos negros de tráfico: el cruce de Guísamo

El delegado del Gobierno visita las obras de construcción de dos rotondas que mejorarán la seguridad de conductores y vecinos

Imagen del acto simbólico de inicio de la obra con el mojón “sostenible”. | // L.O.

El mes pasado los operarios talaron los impresionantes pinos en medio del cruce de Ferrol en la Nacional VI a la altura de Guísamo y los trabajadores ya iniciaron el movimiento de tierras y la ampliación de la superficie de esta intersección para construir una de las dos rotondas que ejecutará el Gobierno central para acabar con “uno de los últimos tramos de concentración de accidentes de la provincia”. Así lo destacó ayer el jefe de la Demarcación de Carreteras en Galicia, Ángel González, en el acto simbólico de inicio de unos trabajos que tienen tres años de plazo de ejecución. Su objetivo es mejorar la fluidez del tráfico, reducir la velocidad de los vehículos que entran al centro de Guísamo y sobre todo mejorar la seguridad de los conductores y peatones.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, acompañado de la subdelegada en A Coruña, María Rivas; la alcaldesa de Bergondo, Alejandra Pérez; y el responsable de Carreteras, estuvieron ayer en el punto donde se construirá la glorieta de menor tamaño, donde la Nacional VI tiene el cruce hacia la carretera AC-214 que va a Sigrás (Cambre), y que tendrá 27 metros de diámetro, frente a los 67 de la que se ubicará en la intersección a Ferrol y que sustituirá a la solución con complicadas isletas que existía desde los años sesenta. Este diseño generaba graves accidentes de tráfico debido a los giros hacia la ciudad ferrolana y los carriles de espera y las dudas de los conductores a la hora de realizarlos.

El jefe de Carreteras destacó que estas dos glorietas mejorarán la seguridad vial y también “calmarán” el tráfico de acceso a Guísamo. El delegado del Gobierno destacó que el Ministerio de Transportes tenía el compromiso de ejecutar esta “demanda histórica” de vecinos, usuarios y Ayuntamiento y lo ha cumplido. Incluyó esta actuación en otras similares que el Gobierno central ejecuta en la comarca también para mejorar la seguridad y movilidad, como la glorieta de Sol y Mar en Oleiros o el cruce de A Rocha en Cambre ya finalizado.

La inversión total en la ejecución de esta obra es de algo más de 1,5 millones de euros. La glorieta del cruce de Ferrol tendrá vías de servicio laterales para el acceso a las propiedades colindantes. Por esta zona transitan cada día 25.000 vehículos. En las dos rotondas también se reordenarán los accesos.

“Era yo niña y ya había problemas por accidentes en la travesía”

La alcaldesa de Bergondo, Alejandra Pérez, destacó que el de ayer fue “un día feliz” por ver el inicio de unas obras “muy demandadas”. Recordó que se reclamaba esta mejora “al menos desde que yo era concejala”. “Ya era yo niña, que ya llovió, y ya había problemas por accidentes en la travesía de Guísamo”, destacó Pérez, que destacó la mejora que supondrá la ejecución de estas dos rotondas para el tráfico en la zona, y que además eliminarán malas prácticas como las de vehículos que “no hacen el stop” en estas intersecciones”. Subrayó que mientras no están finalizadas estas glorietas, es muy necesaria la presencia de agentes de la Guardia Civil de Tráfico en las isletas de estos cruces. En el acto de ayer también se descubrió un mojón “sostenible” como lo describió el delegado del Gobierno. Este símbolo de los trabajos del área de Carreteras es ahora una figura tipo fibra de vidrio, muy ligera, transportable a otras inauguraciones al no estar fabricada en cemento.

Compartir el artículo

stats