El Concello de Arteixo acaba de resolver el concurso público para seleccionar a la empresa que se encargará de la gestión de la piscina de Meicende y ha concluido que la mejor oferta es la de Axiña Servicios Deportivos, que propuso un importe de 611.387 euros anuales (487.628 de parte fija y 123.759 por la variable). Ahora esta firma deberá remitir al Ayuntamiento una documentación técnica y después ya se podrá formalizar el contrato.

La previsión que maneja el Gobierno local es que el complejo deportivo abra sus puertas entre finales de año y principios de 2023. Además de los trámites con la adjudicataria, está pendiente el suministro del equipamiento del gimnasio y la formación del personal de la empresa para que se familiarice con la instalación, según indican fuentes municipales.

El alcalde, Carlos Calvelo, señala que el paso que sí se dará de forma próxima será la campaña de “captación de socios”, en la que animará a los vecinos a suscribir un abono y en la que se realizarán visitas guiadas.

El contrato que licitó el Ejecutivo municipal para la gestión del complejo deportivo, que tiene una duración de tres años (con posibilidad de prorrogarlo por otros dos más), es de prestación del servicio, no una concesión, con lo que las arcas municipales asumirán los gastos que se produzcan en el complejo deportivo. En concreto, se ha establecido un sistema de pago con una parte fija y otra variable. El Concello optó por este método porque en 2025 pretende crear un nuevo contrato unificado que incluya también la piscina de Arteixo. Esto implica que la gestión de la instalación de Meicende será independiente del complejo deportivo arteixano, con lo que los abonos actuales de esta última no serán válidos para la instalación de la zona norte.

En el caso de Meicende, la empresa adjudicataria deberá tener la instalación “en perfecta disposición de uso antes de la apertura de instalaciones al público”, dejar el recinto “en las debidas condiciones de seguridad y mantenimiento una vez se realice el cierre de las mismas”, según recogen las bases del contrato diseñado por el Ayuntamiento.

Construcciones López Cao se encargó de la construcción de la piscina por 4.169.000 euros, frente a los 5 millones del precio que fijó el Concello como presupuesto máximo en la licitación.

El edificio cuenta con tres plantas. En el exterior se puede apreciar el revestimiento de corcho que envuelve las paredes y en el interior se pueden distinguir claramente las dos piscinas (una grande y otra pequeña) con las que contará el recinto. Este último espacio, que se encuentra en la primera planta, tiene grandes ventanales con vistas al embalse. En el segundo piso, por donde estará la entrada principal, habrá un gimnasio, tres salas de actividades, tres vestuarios y un pequeño espacio con vistas a la zona de las láminas de agua. En este caso, los trabajos están menos avanzados que en la zona de las piscinas. En el sótano se ubican las tripas del complejo, con tuberías, bombas y depósitos de agua.