Betanzos concede licencia de primera ocupación en el edificio de la Sareb en Bellavista tras regularizar su situación

Los pisos de este inmueble paralizado por la crisis ya están vendidos

Edificio de la Sareb en Bellavista, Betanzos. |   // LA OPINIÓN

Edificio de la Sareb en Bellavista, Betanzos. | // LA OPINIÓN / A. Pérez

El edificio de ocho viviendas de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) en Bellavista dispone ya de licencia de primera ocupación. La Junta de Gobierno Local ha concedido la cédula de habitabilidad a este inmueble, uno de los damnificados del estallido de la burbuja inmobiliaria, tras regularizar su situación mediante la anulación del acuerdo de 2013 por el que se había declarado caducada su licencia de obras concedida en 2007.

La misma semana en que este diario informó de la regularización del edificio, un representante de la inmobiliaria informaba de que ya estaban vendidos todos los pisos.

La historia del inmueble es similar a la de otras promociones en quiebra en la crisis del ladrillo. El edificio, de tres plantas y ocho viviendas de protección autonómica, fue hipotecado por Greencross Inversiones a favor de Bankia, que en 2011 inició un proceso de ejecución hipotecaria para saldar la deuda contraída por esta promotora con sede en Betanzos.

El juzgado acordó en 2011 adjudicar las fincas a Bankia y dos años después, en 2013, estos activos fueron transmitidos a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Tres años después, la Junta de Gobierno Local acordó declarar la caducidad de la licencia para construir el edificio y notificó el acuerdo a la promotora, que había iniciado el proceso de disolución ya dos años atrás.

Casi una década después de acordar la caducidad de este permiso de obras, concretamente el 6 de junio de este año, la Sareb presentó ante el Concello de Betanzos un escrito en el que solicitaba la revisión de oficio del acuerdo alegando que estaba viciado de nulidad, dado que no se le había notificado en tiempo y forma y no había tenido, por tanto, la posibilidad de presentar alegaciones.

Solo un mes después de que la Sareb presentase su reclamación por registro, el Gobierno local estimó su recurso y anuló la declaración de caducidad de la licencia de obras, un paso imprescindible para regularizar su situación.

El Ayuntamiento informa ahora de que ya ha concedido además las correspondientes cédulas de habitabilidad.

Suscríbete para seguir leyendo