Las aguas en el PP de Sada están revueltas. Un comunicado de la agrupación ha agravado aún más el cisma entre el grupo municipal y la agrupación del partido solo un mes después de que su portavoz en el Ayuntamiento, Soraya Salorio, anunciase que no se presentará como candidata tras sufrir “presiones” sobre la “forma” en la que lleva el trabajo por parte de “intermediarios” con la dirección provincial del PP.

El grupo municipal ha enviado hoy una nota a los medios en el que se desmarca de la difundida ayer por el PP de Sada sobre La Terraza de Sada que, advierte, no representa la postura que el grupo municipal ha defendido hasta ahora en pleno.

Las discrepancias entre parte de la agrupación y los concejales del PP suben de tono a medio año de las elecciones municipales.

Desde el grupo municipal atribuyen las tiranteces a los intentos de estos "intermediarios" con la dirección provincial de "direccionar su trabajo".

La crisis se ve agravada por situación de la agrupación, que actualmente carece de gestora y sigue a la espera de que se fije fecha para el congreso.

A consulta de este diario, Soraya Salorio, se mostró apenada por la situación, que atribuye a la "falta de comunicación" entre el grupo municipal y parte de la agrupación, que realiza sus posicionamientos públicos sin atender al trabajo realizado por los concejales en el Ayuntamiento.

La Terraza de Sada

El grupo municipal del PP de Sada se desmarcó hoy de la postura defendida por la agrupación sobre La Terraza y recordó que ya en 2015, con Ernesto Anido como alcalde, habían presentado alegaciones para pedir su desafectación del dominio público.

El grupo argumenta que tras la extinción de la concesión cabe la cesión de La Terraza a otra administración siempre y cuando se apruebe su desafectación y defiende, como opción más apropiada, que la Consellería de Cultura ejerza el derecho de tanteo y retracto, posiblidad recogida en el decreto de declaración de Bien de Interés Cultural.

"En este momento, ni el Ayuntamiento ni los propietarios de la construcción pueden decidir sobre el futuro inmediato del edificio", defiende el grupo municipal, que insta nuevamente al Concello a "cumplir con la parte que le toca del decreto de declaración de BIC".