Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La ciudad subterránea de Betanzos

Hallazgo en el casco histórico de Betanzos: Descubren una gruta que podría formar parte de una antigua mina que surca el subsuelo de Betanzos

El Concello paraliza las obras en Santa María tras el descubrimiento | Técnicos de Patrimonio inspeccionarán hoy el hallazgo | La asociación Dédalo de Brig investiga desde hace años este entramado de túneles que desembocan cerca de la iglesia

Gruta hallada en la obra en Santa María, arriba, y foto detalle del pasadizo. | // LA OPINIÓN

E l Concello de Betanzos ha paralizado las obras de mejora en un tramo de la calle Santa María, anexo a la iglesia, tras localizar la entrada a lo que parece una de las grutas o pasadizos subterráneos del casco histórico.

A raíz de este hallazgo, los técnicos del Concello paralizaron los trabajos y alertaron de la situación a los servicios arqueológicos municipales para emitir el correspondiente informe y trasladar la información correspondiente a la Dirección Xeral de Patrimonio. Técnicos de este departamento autonómico se desplazarán mañana a Betanzos para analizar la situación y definir las actuaciones necesarias.

La alcaldesa, María Barral, se desplazó a la zona para conocer de primera mano el hallazgo. Tras una primera inspección de los arqueólogos, la regidora explicó que podría  tratarse de la entrada a un pasadizo con una importante longitud, próximo a la iglesia de Santa María do Azougue, que formase parte de unas antiguas minas de azogue (mercurio) a las que se hacen mención en textos del siglo XVIII.

Entrada de la gruta descubierta durante los trabajos en la calle Santa María

El Concello apunta que será ahora Patrimonio quien, a la vista de los informes municipales y la supervisión de la calle, traslade al Concello qué tipo de actuación puede hacer y qué afectación tendrá sobre la obra en ejecución.

Ciudad subterránea

La asociación Dédalo de Brig, en colaboración con Espeleo Club Descenso de Cañones, investiga desde hace años este laberinto de túneles que surca el subsuelo betanceiro. Un entramado de pasadizos que desemboca en los aledaños de la iglesia de Santa María de Azogue.

El colectivo, con la ayuda de los espeleólogos, han conseguido adentrarse unos metros en estas galerías subterráneas, que tienen entrada desde viviendas o patios particulares. El paso de tiempo ha hecho que estos ramales sean prácticamente inaccesibles por la acumulación de sedimentos, las inundaciones o los derrumbes.

Dédalo de Brig solicitó ya hace años un presupuesto a la Universidad de lo que costaría hacer un escaneo con georradar de todo el subsuelo del casco histórico, con la vista puesta en lograr subvenciones para arrojar luz sobre este patrimonio oculto.

Esta ciudad subterránea está rodeada de misterio. Algunas hipótesis apuntan que este entramado de túnenes se corresponden con una antigua mina de mercurio autorizada durante el reinado de Carlos III o antes y apuntan a la orden real de 1789 de abrir varias bocas de mina en Betanzos ante la posible existencia de cinabrio. Otras teorías apuntan a usos religiosos vinculados a la iglesia de Santa María, en cuyas inmediaciones desembocan los pasadizos.

La reforma de la calle Santa María, en el aire

La reforma de la calle Santa María, que ya sufrió retrasos por la renuncia de dos empresas, queda ahora en suspenso a la espera de lo que determine Patrimonio.

Compartir el artículo

stats