El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado una sanción de seis meses de suspensión de funciones para un pediatra con plaza en un centro de salud de A Coruña que también consultaba de forma privada en O Burgo (Culleredo) y en la ciudad coruñesa sin tener la compatibilidad para simultanear su actividad pública con la privada.

La Consellería de Sanidade acordó en 2019 sancionar con seis meses de suspensión a este pediatra por una falta disciplinaria grave debido a que no tenía reconocida con carácter privo la compatibilidad para tener consultas privadas y además cobraba un complemento específico ligado a su trabajo por tener exclusividad.

Este profesional, cuando supo que se le había abierto expediente disciplinario, solicitó la compatibilidad para poder ser pediatra también en consulta privada y presentó renuncia al complemento específico que percibía por su trabajo en exclusividad en la pública.

Tras la sanción de la Xunta recurrió al juzgado, que desestimó su demanda y ahora el TSXG confirma la sentencia. Aún puede apelar al Tribunal Supremo. El Superior subraya que la sanción de seis meses es “proporcionada” porque “fue de entidad notable la negligencia revelada en la conducta “ del médico porque estuvo “durante casi dos años ejerciendo simultáneamente las actividades pública y privada” sin pedir la compatibilidad tras abrir dos consultas privadas en el mismo ámbito territorial donde ejercía la actividad pública”.